El aceite de coco no es tan saludable como pensamos

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
aceite coco

Si procuras comer sano y estás al día de las propiedades de los alimentos, seguro que en alguna ocasión habrás escuchado que el aceite de coco tiene beneficios para la salud en relación a otros aceites y mantecas. De hecho, su uso se ha extendido en los últimos años como aliño para las ensaladas, como sustitutivo de la mantequilla o como un ingrediente para los smoothies y batidos verdes. 

Sin embargo, parece ser que no es tan saludable como habíamos pensado hasta ahora: de acuerdo con un nuevo estudio elaborado por la American Heart Association (AHA), el aceite de coco está lleno de grasas saturadas que pueden elevar el colesterol LDL, también conocido como colesterol malo

Hasta el momento, se consideraba que esta grasa vegetal, compuesta al 90% por ácidos grasos saturados, proporcionaba efectos beneficiosos para el organismo. Se le atribuían propiedades para acelerar el metabolismo y quemar grasa con mayor rapidez, para reducir el apetito, para combatir infecciones gracias al ácido laúrico o para favorecer la función cognitiva en los pacientes de Alzheimer, entre otros efectos positivos.

Por el contrario, el nuevo estudio señala que el aceite de coco está lejos de ser una grasa saludable. De acuerdo con los resultados, contribuye a incrementar los niveles de colesterol LDL, uno de los principales factores de riesgo para sufrir enfermedades cardiovasculares

Aprende más sobre nutrición saludable con este libro

En los análisis de su composición, los investigadores informan de que el 82% de la grasa del aceite de coco es saturada, mucho más que la mantequilla con un 63%, que la grasa de vaca con un 50% y que la manteca de cerdo con un 39%. Aunque hay quien defiende que la combinación de ácidos grasos de cadena media (AGCM) del aceite de coco lo convierten en una alternativa saludable, la AHA señala que no hay ninguna evidencia de estos beneficios.

El aceite de oliva virgen extra protege el cerebro contra el Alzheimer

Los nutricionistas recomiendan reemplazar las grasas saturadas por grasas no saturadas, por ejemplo del aceite de oliva, así como de comidas ricas en estos ácidos grasos, como el aguacate el pescado, las nueces y las semillas.

[Fuente: BBC]