Skip to main content

En China están convirtiendo aeropuertos abandonados en parques públicos

Parque público

Sasaki

23/01/2021 - 06:30

Un aeropuerto cuesta mucho dinero. Así que cuando no se usa, hay que buscarle otras utilidades...

El aeropuerto de Longhua, en Shanghái, estuvo operativo durante más de 80 años. Era el único aeropuerto civil de la megaciudad de casi 30 millones de habitantes, hasta 1949. Pero en 2011 dejó de utilizarse. Así que las autoridades locales decidieron convertirlo en el parque público Xuhui Runway Park.

Es cierto que con la mayoría de los aeropuertos modernos esta transformación no se puede hacer, porque están alejados de las ciudades. Pero existen unos cuantos en donde los aviones todavía aterrizan en los núcleos urbanos.

La reestructuración ha corrido a cargo de la firma de arquitectos china Sasuki, que ha mantenido la pista de aterrizaje de 1.830 metros de largo y 80 metros de ancho, incluyendo los rótulos originales del suelo, como se ve en la foto de apertura. Aunque en algunos tramos ha tenido que restaurarlos. En esta foto aérea aún se puede divisar el diseño de las pistas y algunos edificios del aeropuerto.

Parque público

Sasuki

La decoración del parque, como los asientos y las papeleras, están basadas en el mobiliario que había en el propio aeropuerto. Y hay homenajes más sutiles, como la iluminación de las farolas en el suelo, que tiene forma de avión.

El parque Xuhui Runway es un auténtico vergel que cuenta con 82 tipos diferentes de plantas y flores locales, y 2.227 árboles. Además hay pistas para bicicletas y skate, un observatorio de pájaros, un santuario de mariposas, y un enorme jardín en el que caben 900 personas.

Parque público

Sasuki

Es también una instalación ecológica que ha ganado varios premios en China. Dispone de un sistema de regadío que recolecta el agua de la lluvía, la filtra, y la usa para regar las plantas.

Para construir el parque se usaron materiales reciclados, así como bambú en lugar de madera de árbol, que es más ecológico. Además todas las farolas disponen de iluminación LED de bajo consumo.

Toda una lección de arquitectura, aprovechamiento del espacio y reciclaje. 

[Fuente: New Atlas]