Skip to main content

Aficionados descubren una estrella caída que no vieron los astrónomos

Aficionados descubren una estrella caída que no vieron los astrónomos

24/07/2017 - 17:56

Un grupo de aficionados a la astronomía que trabaja en el proyecto Backyard Worlds de la NASA ha descubierto una estrella enana marrón desconocida.

Hace unos meses publicamos la noticia del estudiante de 17 años que corrigió un error de la NASA. Por alguna razón nos fascinan las historias de aficionados que enmendan los errores de importantes científicos y estudiosos.

Hoy nos ha llamado la atención la noticia de un grupo de aficionados a la astronomía que ha descubierto una estrella caída cerca del Sol. Había pasado desapercibida para los astrónomos profesionales de la NASA.

No se trata de un fallo o descuido. Es que, sencillamente, el universo es infinito y no hay suficientes ojos y mentes entre los científicos para verlo todo. Por eso recurren a los ordenadores. Y esto es, quizá, lo mejor de la historia: a veces los ordenadores no puede ver aquello que resulta sencillo para nuestros propios ojos.

Es por eso que la NASA ha puesto en marcha el proyecto Backyard Worlds: Planet 9, una iniciativa que pide ayuda a los aficionados a la astronomía para encontrar estrellas caídas, imposibles de detectar por los ordenadores, pues están tan apagadas que son casi invisibles al espectro de luz infrarroja.

Las estrellas caídas o enanas marrones son cuerpos celestes que no son ni planetas ni estrellas. Tienen más masa que un planeta así que comenzaron el proceso para convertirse en estrella, pero su masa no es suficiente para completar el ciclo, por lo que se apagaron a mitad de camino, de ahí el nombre de estrella caída o estrella enana marrón:

Aquí la podemos ver, más grande que Júpiter pero más pequeña que la estrella con menos masa que se conoce.

La NASA publica vídeos de vuelos históricos experimentales

Para detectar diferentes tipos de cuerpos celestes, la NASA utiliza un dispositivo llamado Wide-field Infrared Survey Explorer (WISE) que se acopla a un telescopio y capta señales infrarrojas. Las imágenes capturadas son analizadas por científicos u ordenadores. El problema con las enanas marrones es que su luz es tan escasa que sólo se pueden detectar cuando pasan cerca del Sol, y aún así su señal es tan débil que los ordenadores no son capaces de distinguirla en las muestras capturadas por los telescopios, o tardan demasiado tiempo. El ojo humano, en cambio, puede detectar rápidamente cambios sutiles en una señal infrarroja. Por eso la NASA ha creado el proyecto Backyard Worlds, que invita a aficionados a la astronomía a analizar imágenes captadas por WISE para encontrar, entre otras cosas, las elusivas enanas marrones.

Y la idea ha dado sus frutos: en menos de una semana, cuatro astrónomos aficionados han localizado una nueva estrella caída desconocida, situada a 110 años luz del Sol. Puesto que diferentes personas habían detectado el mismo objeto la NASA decidió enfocar directamente uno de sus telescopios de Hawai y, en efecto, confirmó que se trata de una enana marrón que ha sido bautizada con el poco glamuroso nombre de Dwarf WISEA 1101+5400.

Los expertos están entusiasmados porque si en apenas una semana ya han encontrado una enana marrón, están convencidos de que en los datos de WISE podrían esconderse cerca de un centenar de estrellas desconocidas. El premio gordo sería encontrar una de las raras enanas Y. Son las estrellas enanas más frías que se conocen. Tanto, que podríamos vivir en su superficie. Se han detectado enanas Y cuya temperatura es de 25 grados centígrados.

Una estrella caída con la temperatura ambiental de las Islas Canarias. ¿Hay algo más fascinante que los descubrimientos del Universo?

[Fuente: SyFy]

¿Conoces la mejor serie sobre el Universo de los últimos años?

Ver ahora: