Skip to main content

El agujero de la capa de ozono, más pequeño que nunca debido al clima anormal

Agujero capa de ozono

23/10/2019 - 06:45

Un equipo de científicos de la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) ha anunciado que el agujero de la capa de ozono sobre la Antártida es más pequeño que nunca, al menos desde que se empezó a observar en 1982. Los patrones climáticos anormales son los responsables de esta reducción. 

El ozono es una molécula compuesta por tres átomos de oxígeno que se produce de manera natural en pequeñas cantidades. El ozono se acumula en una capa que se encuentra en la estratosfera, aproximadamente a unos 10 - 40 km de la superficie terrestre. La capa de ozono funciona como un protector solar que impide que la radiación ultravioleta potencialmente dañina llegue hasta nosotros, lo que previene el cáncer de piel, las cataratas y daños a las plantas.

En el año 1982, los científicos observaron que se había formado un agujero en la capa de ozono del Polo Sur debido al uso de sustancias nocivas conocidas como CFCs o clorofluorocarbonos, unos compuestos con muchas aplicaciones comerciales, entre ellas refrigerantes, sprays, espumas o aislantes. 

VIDEO

El agujero de la capa de ozono, más pequeño que nunca debido al clima anormal

Con el fin de revertir la situación, en 1987 varios países firmaron el Protocolo de Montreal para reducir el uso de CFCs, al que se fueron sumando más y más territorios, y gracias a su aplicación el agujero de la capa de ozono empezó a reducir sus dimensiones. De hecho, un informe de la ONU publicado el año pasado predice que se cerrará por completo en 2060.

Ahora, la NASA y la NOAA informan que el agujero de la capa de ozono es más pequeño que cuando se observó por primera vez en 1982. La reducción ha sido motivada por un clima anormal: las temperaturas en la estratosfera han sido más cálidas de lo habitual, una circunstancia que limita el agotamiento del ozono.

El agujero sobre la Antártida se forma a finales del invierno en el Hemisferio Sur a medida que los rayos del sol desencadenan reacciones que agotan el ozono. Estas reacciones se producen en las superficies de las partículas de nubes que se forman en capas estratosféricas frías, por lo que si las temperaturas son más altas el ozono no llega a agotarse.

"Es un evento raro que todavía estamos tratando de entender", explica Susan Strahan, científica de la NASA. Sin embargo, no es la primera vez que ocurre. "Patrones climáticos similares en la estratosfera antártica en septiembre de 1988 y 2002 también produjeron agujeros de ozono atípicamente pequeños", señala la investigadora. 

Y además