Skip to main content

Los alimentos transgénicos son más sanos y menos contaminantes

Los alimentos transgénicos son más sanos y menos contaminantes

18/05/2016 - 09:43

La polémica en torno al consumo de alimentos transgénicos no ha parado de crecer desde que comenzaran a cultivarse en los años 80. La realidad es que existía poca evidencia científica en su contra. Menos aún ahora, y es que la ciencia acaba de demostrar mediante un estudio que los alimentos transgénicos son absolutamente sanos, no causan enfermedades y además menos contaminantes que los convencionales.

Ha sido la Academia Nacional de Ciencias, Salud e Ingeniería de los Estados Unidos quien ha elaborado el estudio sobre los transgénicos. Sus conclusiones pueden parecer demoledoras para mucha gente, pero la verdad es que sólo vienen a confirmar algo que la ciencia señalaba desde hace mucho tiempo.

No existe relación entre el consumo de alimentos transgénicos y los problemas de salud. Ni cáncer, ni tumores ni enfermedades de ningún tipo se ven potenciadas por la ingesta de alimentos modificados genéticamente. Así lo afirma la Academia de Ciencias de EEUU en un documento de más de 400 páginas.

“El comité ha estudiado cuidadosamente todos los estudios disponibles en busca de evidencia acerca de los efectos adversos directamente atribuibles al consumo de alimentos transgénicos. No hemos encontrado nada” se zanja en el apartado de conclusiones del estudio.

Los mitos sobre los transgénicos quedan desmentidos así de un sólo golpe. Y no sólo por quedar probada su inocuidad, sino por afirmar también que son más respetuosos con el medio ambiente que los cultivos y alimentos tradicionales.

Los alimentos transgénicos son modificados genéticamente para hacerlos más nutritivos, resistentes a plagas y a condiciones meteorológicas extremas. El objetivo es potenciar las cosechas de forma artificial.

Científicos logran aumentar la duración de los cultivos en un 50%

El efecto secundario de estas modificaciones genéticas es que, al ser más resistentes, requieren un menor uso de fertilizantes químicos. Estos fertilizantes se filtran al ambiente y a los acuíferos subterráneos, contaminándolos constantemente.

La Comisión abre así el camino a la futura expansión masiva de los transgénicos. Gracias a su capacidad para superar plagas y resistir a las sequías, podrán sostener la producción agrícola a nivel mundial en un clima cada vez más hostil. Esto supone una ventaja especialmente para aquellos países más desfavorecidos en el aspecto geográfico y económico.

[Fuente: Science Daily]