Skip to main content

Una aplicación del App Watch abrirá la puerta de tu coche

¿Abrir tu coche usando un Apple Watch? Pronto será posible
user

02/10/2015 - 09:19

Es indudable: es más fácil olvidarse un pequeño objeto como las llaves de nuestro coche, que van de un sitio a otro a lo largo del día, que un reloj, habitualmente abrochado en torno a nuestra muñeca. 

A esa misma conclusión ha llegado el gigante automovilístico General Motors, por lo que se ha puesto manos a la obra y se encuentra en estos momentos probando una app para abrir el coche a distancia.   

Mostrando imágenes de un Apple Watch ejecutando una aplicación, el vicepresidente de estrategia de la compañía, Mike Ableson, explicó que a través del smartwatch de Apple se podría abrir, cerrar las puertas o arrancar el motor del automóvil. 

No es el primero ni el único empeño de General Motors, al igual que otras compañías del sector del automóvil, para llevar la tecnología más puntera al uso cotidiano de los coches y avanzar hacia el coche inteligente.

De hecho, este desarrollo es una evolución natural de la marca después de tecnologías como la de su Onstar, un sistema que proporciona al automóvil servicios de alta seguridad, navegación y conectividad permanente.

Todo lo que necesitas saber sobre los coches inteligentes

General Motors también está experimentando en su campus de Michigan, donde se prevé que el próximo año rodarán Chevrolet Bolts capaces de conducir de manera autónoma, y que los empleados podrán reservar desde una app y trasladarse con ellos alrededor del campus.

Además se han hablado de otros proyectos y planes del fabricante para el futuro que abarcan actividades como el car-sharing, una e-bike o un vehículo con celdas de combustible de hidrógeno que desarrolla a medias con Honda Motor.  

Una cosa está clara: los fabricantes de automóviles se están "poniendo las pilas" y apuntan a muchas direcciones de cara a conformar el transporte del futuro, algo de los que nos beneficiaremos todos. Hay vida más allá del coche de Google. 

Fuente: [The Wall Street Journal]