El Apple Watch podría no incluir sensores especializados

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Apple Watch podría no ser tan especializado como se esperaba

El próximo Apple Watch podrá tener estilo, sofisticación y Apple Pay, pero podría carecer de una serie de características de seguimiento de salud disponibles en la mayoría de los wearables.

Según The Wall Street Journal, el muy esperado reloj inteligente -previsto para abril-no incluye la capacidad de medir la presión arterial, la actividad del corazón o los niveles de estrés, entre otras características populares.

Aún así, el CEO Tim Cook insiste en que "una de las mayores sorpresas que la gente va a tener cuando empiecen a usarlo es la amplitud de lo que puede hacer", ha informado el diario.

El Apple Watch sin duda no es un juguete: sirve como un accesorio de moda, ofrece notificaciones rápidas y fáciles de leer desde su teléfono, le permite hacer compras y da seguimiento a la actividad diaria. Pero si lo que desea es conocer detalles de nivel de actividad, tendrá atarse además un monitor de ritmo cardíaco.

El mes pasado Cook confirmó el lanzamiento en abril, pero no dio una fecha exacta o detalles sobre los precios. Cupertino ha dicho que su Apple Watch se venderá a partir de 349 dólares, pero viene en tres modelos, y la edición de lujo del reloj probablemente tendrá un costo mucho mayor.

Universidades británicas prohibirán smartwatches en exámenes.

Pese a las afirmaciones de Cook que utiliza el reloj "todos los días" y "no puede vivir sin él," los usuarios no deberían esperar poder disfrutar del reloj en sus muñecas durante 24 horas continuas. Un informe reciente sugiere que el dispositivo ofrece hasta 3,5 horas de uso de aplicaciones entre las cargas. Ese número se reduce a 2,5 horas si usted está en constante control de medios sociales, precios de las acciones, o resultados deportivos.

Aún así, Cupertino parece optimista sobre las ventas futuras: Apple ordenó entre 5 y 6 millones de unidades de sus proveedores para el primer trimestre, de acuerdo con el Journal.

La mitad de ellos serán modelos deportivos de nivel de entrada, mientras que un tercio se destina a la versión de nivel medio. El resto será, presumiblemente, colocado en una carcasa de 18 quilates de oro para la edición de lujo.