Las arañas podrían comerse a todos los humanos en solo un año

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Tarántula

Si tienes miedo a las arañas, probablemente deberías dejar de leer esta noticia ahora mismo. Si continúas, no digas que no te avisamos, y es que vamos a hablar de una hipótesis imposible pero bastante inquietante: ¿Qué ocurriría si a todas las arañas del mundo les diera por comer humanos?

La respuesta es particularmente terrorífica, digna de la mejor película de ciencia ficción: las arañas podrían comernos a todos si se lo propusieran. Así lo ha demostrado un periodista del Washington Post, que ha comparado datos de varios estudios para llegar a esta conclusión.

El proceso ha sido el siguiente: está demostrado que la totalidad de arañas existentes en la Tierra come entre 400 y 800 millones de toneladas anuales. La pinza es amplísima porque es prácticamente imposible calcular cuántas arañas hay. Incluso es posible que no hayamos descubierto todas y cada una de las especies y subespecies, algo que ya ha ocurrido anteriormente con otros animales.

Por otra parte, una investigación estima que todos los humanos adultos del planeta pesan en total 360 toneladas en el mejor de los escenarios, bastante más si tenemos en cuenta las diferencias en cuanto a peso corporal entre los países desarrollados y el resto.

Alerta: el 58% de los animales ha desaparecido en los últimos 40 años

Seguro que has hecho sumas y restas por tu cuenta sin necesidad de que te expliquemos en qué consiste la comparativa de cifras. Si las arañas se volvieran asesinas de repente, podrían comer el peso de la humanidad en un solo año y quedarse con hambre. Tal y como lo lees.

Por suerte para nosotros, no parece que eso vaya a ocurrir. De hecho, aunque fuera verdad, también podríamos defendernos. Ya lo hacemos de las arañas más peligrosas, las venenosas. No obstante, para los que tengan fobia a estos animales esta curiosa noticia no debe ser muy tranquilizadora.

Galería de fotosLos 29 mejores fondos de pantalla o Wallpapers de Animalesver las 29 fotos

[Fuente: The Washington Post]