Skip to main content

Arrivo, el Hyperloop que pondrá tu coche a más de 320 km/h

Arrivo propone un sistema de transportes alternativo a Hyperloop
user

15/11/2017 - 18:20

El futuro de la movilidad nos está dejando propuestas de todo tipo. Desde coches voladores, el Hyperloop, o jetpaks de uso personal, con los que nos transportaremos de maneras muy diferentes dependiendo de las necesidades de cada persona.

Arrivo es una compañía fundada por Brogan BamBrogan, ingeniero que ya trabajó en proyectos de renombre como SpaceX o el Hyperloop One. Esta empresa realizó un comunicado ayer en el que se hacía público la formación de una sociedad junto al Departamento de Transportes de Colorado que tiene como objetivo construir una especie de Hyperloop que recorrerá las ciudades con coches más de 320 km/h.

La idea de viajar a través de un tubo al vacío a velocidades supersónicas ha sido reemplazada por una propuesta más modesta. En primer lugar, este modo de movernos no supondrá la construcción de ningún tubo, pero pretende transportarnos a lo largo de una pista magnetizada que puede ser instalada en uno de los laterales de las autopistas actuales.

Este proyecto está basado en la idea acoplar unos trineos electromagnéticos a un vehículo personal, y poder deslizarnos por unos raíles que proporcionan la energía necesaria para llevarnos de un lado a otro. Por lo tanto se trata de un tipo de carcasas para vehículos especialmente diseñadas para que sea posible combinar el transporte tradicional con esta nueva tecnología que propone Arrivo.

Elon Musk comparte la primera imagen del túnel de Los Ángeles

En lugar de esconderlo en tubos o túneles subterráneos como propone la compañía Hyperloop One de Elon Musk, Arrivo pretende crear una "red súper urbana" de raíles magnéticos, por lo que se elimina por completo la premisa original de Hyperloop.

La movilidad autónoma de Arrivo, el Hyperloop para ciudad, está pensada para eliminar el tráfico, comprimiendo los vehículos a unas velocidades que pueden alcanzar hasta 321.86 Km/h (200 mph). Se trata una nueva red de transporte que se integra con las carreteras existentes, los metros de las ciudades y los automóviles actuales. El sistema usa solo energía eléctrica para impulsar los vehículos y la levitación magnética para hacer flotar los vehículos a altas velocidades.

Otro de los aspectos en los que se centra esta compañía es que en vez de centrarse en los viajes de alta velocidad entre ciudades situadas a cientos de kilómetros de distancia, Arrivo pretende ser la red de transporte para rutas de menor distancia y localizadas, principalmente, en las ciudades vecinas.

China planea construir un "tren volador" que viajaría a 4.000 km/h

Aparentemente parece un proyecto cuya viabilidad es mayor que la construcción de unos super túneles que nos transporten entre las distintas capitales del mundo. El desarrollo de está tecnología supondría un coste menor en cuanto a su construcción, ya que no habría que instalar tubos en elevadas columnas o cavar túneles para salvar los accidentes geográficos, por que ya está construidos

Arrivo transporte Hyperloop

Por otro lado, disponer junto a una autopista este tipo de raíles, sin duda presentaría sus propios desafíos, especialmente si Arrivo decide rectificar su planteamiento inicial de esta alternativa a Hyperloop, y cubrirlos para evitar que residuos de distinta índole se puedan interponer en el camino de sus vehículos.

El autobús flotante que revolucionaría el transporte urbano

BamBrogan quiso matizar el aspecto diferencial entre su compañía y el Hyperloop de Elon Musk en unas declaraciones para Wired: "Si quiero viajar realmente rápido entre dos ciudades en un entorno de baja presión dentro de un tubo de metal, usaría un avión. Son muy eficientes y el viaje es fluido".

Para poder llevar acabo el desarrollo de esta tecnología, Arrivo planea construir una pista de prueba a lo largo de la carretera de peaje E-470, que corre de norte a sur a lo largo del lado este de Denver. En caso de que todo salgo como está previsto, la compañía comenzará la construcción de los railes en las autopistas para 2019, con el objetivo de entrar en funcionamiento dos años más tarde.

[Fuente: The Verge]