Skip to main content

Así afecta a tu cerebro estar recibiendo notificaciones en el móvil todo el día

así afecta a tu cerebro abusar del móvil

12/03/2018 - 17:59

¿Cómo afecta usar el móvil a tu cerebro? Es probable que en algún momento te hayas detenido a preguntarte qué consecuencias negativas tiene para tu salud el uso en en exceso de los smartphones: además de provocarnos efectos más fáciles de identificar como el cansancio visual o el dolor de cabeza, también hay otras consecuencias de utilizar el móvil durante mucho tiempo que están más relacionadas con nuestro cerebro.

No cabe duda de que a día de hoy utilizamos este dispositivo para prácticamente cualquier cosa y que nos cuesta imaginarnos vivir sin móvil ni sin Internet. Pero, ¿qué efectos negativos tiene para nuestro cerebro usar el móvil? Para responder a esta complicada pregunta en los últimos años están apareciendo diferentes estudios ofreciendo datos al respecto.

En todos los casos las conclusiones dan para reflexión. De acuerdo con una investigación publicada en Science Direct en el año 2013, el 89 por ciento de los estudiantes universitarios afirma sentir "vibraciones fantasmales" o notificaciones, imaginando que su teléfono móvil está sonando cuando en realidad no lo está haciendo. Otro trabajo más reciente, del pasado año 2017, recogía que el 86 por ciento de los estadounidenses confesaba revisar sus correos electrónicos y redes sociales "constantemente", algo que les producía un mayor estrés en su día a día.

Teniendo en cuenta que una investigación reciente señaló que en 2017 dedicamos más de un mes a mirar el smartphone, es evidente que este dispositivo que tanto ha ayudado a cambiar nuestras vidas para bien también implica ciertos riesgos para la salud si se abusa de él.

Estos son a día de hoy los móviles más vendidos en Amazon España

Como señalan desde Business Insider, una de las consecuencias negativas para nuestro cerebro de utilizar el móvil en exceso (sacarlo cada dos por tres para ver si alguien nos ha escrito, actualizar constantemente las últimas publicaciones en las redes sociales, desbloquear la pantalla sin saber ni qué queremos mirar...) es similar a la de vivir una situación de estrés cualquiera: una vez las hormonas del estrés se ponen en funcionamiento, el corazón empieza a latir más rápido, nuestra respiración aumenta, se abren las glándulas sudoríparas y se contraen nuestros músculos. Esta reacción de nuestro cuerpo es propia de una situación de peligro, y no debería ocurrir simplemente al utilizar el móvil.

De manera que la tecnología en lugar de ayudarnos a mejorar en nuestro día a día está (por ejemplo con recordatorios de tareas para hacer), está provocando el efecto contrario. De acuerdo con el endocrinólogo Robert Lusting, las notificaciones de nuestros móviles están entrenando a nuestros cerebros para que se encuentren en un estado casi de constante estrés y miedo.

Piden a Apple un plan contra la adicción de los niños a los móviles

La consecuencia más directa es que la corteza prefrontal (la parte de nuestro cerebro que normalmente se encarga de las funciones cognitivas) pierda el control y acabemos haciendo cosas estúpidas: la típica situación en la que de no estar mirando el móvil no habríamos hecho el ridículo en público. También aumenta la actividad nerviosa de nuestros ojos y dedos, según otro estudio publicado en Digital Medicine en agosto de 2017.

Una investigación de 2009 publicada en News Standford llegaba a la conclusión de que hacer muchas cosas a la vez no es bueno para nuestro cerebro. La multitarea es una cualidad de apenas el 2,5 por ciento de la población, un grupo reducido de personas que es capaz de hacer más de una acción al mismo tiempo con éxito. Por ejemplo, si conducimos mientras hablamos por teléfono estamos comprometiendo nuestra capacidad para mantener el hilo de la conversación y para mantener la atención al volante.

Como decíamos, esta habilidad la posee un número reducido de personas mientras que el 97,5 por ciento restante tenemos que detenernos para cambiar de tarea, una interrupción que hace que seamos más propensos a cometer errores. Además de eso, puede llegar a consumir hasta el 40 por ciento de nuestro tiempo cerebral, haciendo que se dispare la hormona cortisol (producida por la glándula suprarrenal como respuesta al estrés y que podría prevenir y curar el Parkinson), de acuerdo con el psicólogo David Meyer.

¿Cansado de quedarte siempre sin batería? Los Power Bank mejor valorados en Amazon

Otro dato más es que delegar tareas en nuestro teléfono móvil nos convierte en personas más perezosas, de manera que tendemos a pensar menor y dejar que este trabajo lo haga un buscador. Por ejemplo, cuántas veces hemos recurrido a Google para como fuente de consulta en lugar de dedicar unos minutos a pensar en la respuesta.

A eso se suma el diseño de las aplicaciones móviles, con colores llamativos para que las consultemos una y otra vez, de manera que cada "Me gusta" que recibimos en una fotografía de Instagram nuestro cerebro lo interpreta como una recompensa.

Como conclusión basándonos en estos informes, podemos decir que a nuestro cerebro le afecta de manera negativa usar el teléfono móvil en exceso, por lo que es recomendable limitar su uso a cuando sea necesario.

Ver ahora: