Skip to main content

Así es el proyecto de Elon Musk para convertirnos en cyborgs

Elon Musk

28/03/2017 - 09:27

Que Elon Musk es un empresario ambicioso no se le escapa a nadie a estas alturas de la película. Que le gusta el protagonismo, tampoco. Podríamos llamarlo loco si sus compañías no fueran un éxito rotundo en varias áreas. Los mejores ejemplos son Tesla y SpaceX, pero hay una nueva aventura, Neuralink, cuyo fin es ni más ni menos que convertir a los humanos en cyborgs.

Un momento, ¿cyborgs? Exacto. Según ha anunciado Elon Musk, con Neuralink perseguirá el fin último de ayudar a la humanidad a integrarse con los robots, la única forma -según él- se no convertirnos en irrelevantes cuando la inteligencia artificial se capaz de prácticamente cualquier cosa.

Neuralink: lo que sabemos hasta ahora

El objetivo de crear el hombre máquina parece ciencia ficción, y de momento lo es. No hay que caer en el error de pensar que este proyecto está ya en fase de pruebas ni nada que se le parezca. Lo que se ha anunciado es la creación de la compañía que debe llevarlo a cabo y lo que se quiere conseguir, nada más.

De momento, se sabe que Neuralink ha comenzado a reclutar a algunos neurólogos en Estados Unidos, el primer paso para investigar de qué forma se pueden integrar ordenadores dentro del cráneo de un ser humano sin causar daño permanente e irreversible.

Antes de conseguir un cyborg auténtico, Elon Musk y su proyecto deberán conformarse con logros más mundanos pero por ahora mucho más prácticos. Por ejemplo, la lucha contra el alzheimer, una enfermedad que ya cuenta con varios experimentos consistentes en implantes cerebrales.

Una vez logren dominar la técnica necesaria para realizar implantes que puedan trabajar de forma conjunta con el cerebro humano, hablaremos de hacer realidad la ciencia ficción.

Musk, ¿héroe o villano? ¿Estamos ante el auténtico Iron Man?

¿Cuál es el objetivo final de Musk?

No sabemos si el reto será conseguido antes o después de que Elon Musk intente colonizar Marte, pero por probar no va a quedar. Lo que realmente está tratando de conseguir, más allá de la fachada del término cyborg, es ampliar y mejorar la capacidad cognitiva del ser humano.

Para eso, primero tiene que crear un ordenador que quepa dentro del cráneo y sea completamente funcional. Además, debe hacerlo sin sacrificar el órgano puramente biológico, o de lo contrario estaría creando robots sin más.

No es nada fácil, aunque según el CEO de esta nueva compañía, esperan que sea posible en cuatro o cinco años. Viendo el estado actual del proyecto parece poco probable, aunque tampoco lo era reutilizar cohetes espaciales, y Elon Musk lo ha logrado con SpaceX.

El principal inconveniente para su éxito es el desconocimiento del cerebro humano al que se enfrentan incluso los mejores neurólogos. Aún no conocemos cómo tienen lugar muchos de los procesos que posibilitan el pensamiento complejo, y mientras no lo hagamos es una quimera imaginar controlarlos o combinarlos con software, por avanzado que sea éste.

[Fuente: Wall Street Journal]

Ver ahora: