Así se fabrica un superdeportivo con una impresora 3D

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
El primer coche superdeportivo impreso en 3D, The Blade
No es el primer coche impreso en 3D, pero probablemente sea el más espectacular.

La start up Divergent Microfactories ha presentado en California "The Blade", un coche superdeportivo de 700 CV ensamblado con piezas fabricadas con una impresora 3D

Divergent Microfactories ha presentado el prototipo del superdeportivo del futuro, "The Blade", un coche -parcialmente- impreso en 3D que reduce drásticamente las emisiones contaminantes respecto a la fabricación tradicional de este tipo de modelos en factorías.

"La sociedad ha avanzado mucho para concienciarse sobre la utilización de coches más respetuosos con el medioambiente. El problema es que, mientras estos coches ya están disponibles para el público, su fabricación sigue siendo muy nociva", explica Kevin Czinger, fundador y CEO de la empresa.

El prototipo tiene un diseño espectacular, inspirado en el Bugatti Veyron y alejadísimo de otros prototipos de coches impresos en 3D presentados hasta la fecha. Por contra, eso sí, su proceso de fabricación requiere mucho más tiempo.

Lo que realmente está fabricado a partir de una impresora 3D, es el chasis del superdeportivo. Para ello Divergent Microfactories ha desarrollado su propia tecnología que permite crear módulos de conexión tubulares donde se colocan tubos de fibra de carbono para componer el esqueleto de "The Blade".

Czinger quiere patentar este sistema de impresión para que otros pequeños emprendedores puedan desarrollar prototipos similares en el resto del mundo, lo que transformaría radicalmente la industria del automóvil, algo que no parece muy sencillo a día de hoy.

Así es el primer coche fabricado en 3D

En el apartado técnico, "The Blade" puede competir cara cara contra los mejores superdeportivos del mundo, sobre todo porque su escaso peso -alrededor de 700 kilos- le convierte en un coche muy ágil, con una relación peso-potencia parecida al del Veyron.

Equipado con un motor bi-combustible (gas natural y gasolina), este superdeportivo impreso en 3D tiene una potencia de 700 caballos y alcanza los 100 kilómetros por hora en apenas dos segundos, lo que colocaría al vehículo al nivel del Porsche 918 Spyder o el Ferrari LaFerrari.

Divergent Microfactories planea fabricar 10.000 unidades de "The Blade" durante el próximo año, aunque por el momento no ha facilitado ni siquiera el rango de precios de un vehículo que parece venido directamente del futuro.

[Fuente: Digital Trends]