Logo Computerhoy.com

Las aspirinas para plantas que pueden ayudar a combatir el cambio climático

Ciencia
Las aspirinas para plantas que pueden ayudar con el cambio climático

Un compuesto producido de forma natural por las plantas podría ser de gran ayuda para combatir el cambio climático y evitar la destrucción de nuestra vegetación.

Las plantas, de una forma totalmente natural, producen un compuesto denominado ácido salicílico que actúa de igual forma que los analgésicos en nuestro cuerpo. Ayudan a combatir situaciones de estrés o malas condiciones.

En el caso de estas, se centra en evitar que la sequía o el calor extremo hagan estragos en su funcionamiento. Pues bien, un nuevo estudio demuestra cómo este proceso podría aprovecharse para proteger los cultivos ante el aumento de las temperaturas globales.

"Dado que el ácido salicílico ayuda a las plantas a resistir las tensiones que se hacen más frecuentes con el cambio climático, poder aumentar la capacidad de las plantas para producirlo representa un paso adelante para hacer frente a los impactos del cambio climático en la vida cotidiana", explica el autor del estudio, Jin-Zheng Wang, de la Universidad de California en Riverside. 

Sabiendo esto, los investigadores se pusieron manos a la obra para saber cómo se producía este compuesto y las condiciones que hacen que las plantas lo hagan. Esto les llevó a las sustancias químicas denominadas especies reactivas del oxígeno (ERO) que todos los organismos vivos producen en respuesta al estrés ambiental. 

En nuestro caso, con una alta exposición al sol vemos como nos salen pecas en la piel o terminamos poniéndonos rojos. Sin embargo, a niveles más bajos, las ERO desempeñan un papel importante.

"A niveles no letales, las ERO son como una llamada de emergencia a la acción, permitiendo la producción de hormonas protectoras como el ácido salicílico", matiza su autor.

Con este estudio descubrieron qué aspectos provocan la producción de ácido salicílico: el calor, el sol implacable y las condiciones de sequía. Con esto protegen sus cloroplastos y pueden así realizar la fotosíntesis.

Esto quiere decir que seríamos capaces de ayudar a las plantas a resistir los peores efectos del cambio climático, aumentando su capacidad frente a algunas adversidades.  

"Esos impactos van más allá de nuestros alimentos. Las plantas limpian nuestro aire secuestrando el dióxido de carbono, nos ofrecen sombra y son el hábitat de numerosos animales. Los beneficios de potenciar su supervivencia son exponenciales", finaliza.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además