¿Autobús, tranvía o tren? Este es el último invento chino

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
¿Este curioso y sorprendente invento chino es un autobús o un tranvía?

Meses después del auge y fracaso del famoso autobús sobre raíles contra los atascos, China vuelve a la carga con un nuevo y curioso invento para revolucionar el transporte público. Esta vez consiste en aúnar lo mejor de autobús, tranvía y tren para llevar a más gente de forma más versátil. Veremos qué tal funciona, aunque de momento ya causa sensación.

Su funcionamiento es tremendamente peculiar. China ha pensado que por qué no hacer un autobús modular, con cabinas como las de los trenes y circulando sobre raíles como un tranvía. Así, han logrado hacer que este autobús -o lo que sea- siga unas vías virtuales pintadas directamente sobre la carretera. El riesgo de descarrilar es cero porque en realidad no hay ningún raíl.

Por si fuera poco, este nuevo medio de transporte público es autónomo. Gracias al software made in China incorporado, no necesita conductor. No es la primera vez que una ciudad recurre a la Inteligencia Artificial para mover a sus ciudadanos de un punto a otro. Sin ir más lejos, el Metro de Singapur ya es completamente autónomo.

El nombre oficial es Sistema de Transporte Rápido y Autónomo sobre Raíles. Utiliza varios sensores para detectar las líneas blancas sobre la calzada y seguirlas, una forma de ahorrar los elevadísimos costes de construir una línea de ferrocarril, tranvía o metro. Apenas cuesta una media de dos millones de dólares por kilómetro, mucho menos que cualquier otra alternativa.

Estos son los experimentos científicos más increíbles de la historia

Su principal rival es sin duda el autobús, ya que por coste operativo deja en absoluto fuera de juego a los sistemas clásicos de transporte, especialmente al metro. No obstante, este autobús autónomo no es inmune a los atascos, por lo que sólo funcionaría bien en ciudades pequeñas y medianas sin demasiado tráfico.

Actualmente se encuentra en fase de pruebas y se espera que eche a andar definitivamente a lo largo de 2018. De tener éxito, podría ser una solución para algunas de las ciudades menos pobladas del interior de China en las que la contaminación es ya un problema de salud pública bastante preocupante.

[Fuente: Xinhuanet]