Skip to main content

Los autobuses de Londres utilizarán café como combustible

El café, biodiésel para los autobuses de Londres.

20/11/2017 - 13:18

Londres es una ciudad vanguardista en muchos aspectos, sobre todo en lo relacionado con la movilidad y el transporte. Por ejemplo, fue una de las primeras en imponer un impuesto especial para circular por el centro, además de diversas iniciativas para promover la movilidad sostenible. La última de ellas es muy original: utilizar los restos de café para fabricar biocombustible para sus autobuses.

De esta forma, se espera reciclar un pequeña parte de las 200.000 toneladas de desechos al año que generan los londinenses, material que de otra forma iría directamente al vertedero. No es un proceso demasiado diferente del que ya se utiliza para fabricar fertilizantes a partir de residuos orgánicos, solo que aquí se aplica a la movilidad urbana.

Un reto urgente: reducir las emisiones

La flota de autobuses urbanos de Londres asciende ahora mismo a 9.500 vehículos, algunos de los cuales comenzarán a funcionar con este nuevo combustible a partir del lunes 26 de noviembre. Según la compañía privada que está recliclando los restos de café, ya han conseguido suficiente biodiésel para mover uno de estos buses durante un año.

Por ahora los objetivos son modestos con esta tecnología, aunque queda claro que la compañía de transporte público de Londres tiene como principal objetivo reducir las emisiones de gases contaminantes de su flota. Pese a todos los avances en movilidad sostenible hechos por la capital británica en los últimos años, la contaminación sigue siendo un problema fuera de control.

Todo lo que debes saber sobre la muerte anunciada del diésel: ¿merece la pena comprar un coche ahora?

Otras ciudades se enfrentan al mismo problema

En Europa no hay gran ciudad que no esté viviendo un intenso debate público en torno a uno de los temas de moda: la contaminación urbana. Durante décadas se ha ignorado la calida de aire hasta que este problema ha terminado por explotar, sobre todo gracias a estudios que relacionan algunos compuestos con enfermedades pulmonares y cardiovasculares y una menor esperanza de vida.

No obstante, no es fácil atajar la contaminación. El principal foco de la misma siguen siendo los coches y otro tipo de vehículos, de forma que cualquier consistorio se enfrenta una y otra vez a los mismos grupos a la hora de reducir el tráfico en la ciudad. Ni siquiera las medidas para promover el transporte público parecen estar surtiendo el efecto deseado.

París y Madrid son dos de las urbes más activas. La capital española ya ha activado varias veces el protocolo anticontaminación en los últimos años, y nada indica que en los próximos meses la polución vaya a ir a menos.

[Fuente: BBC]

Ver ahora: