Skip to main content

Una bacteria puede ser clave para frenar el cambio climático

Cambio climático

03/11/2016 - 12:14

Son ya varias las cumbres contra el cambio climático que han terminado en acuerdos de mínimos, que por otra parte siempre terminan incumpliéndose. A estas alturas parece ya bastante claro que deberá ser la ciencia quien frene el calentamiento global, y en ello están trabajando. Su último descubrimiento es una bacteria que podría paralizar el cambio climático.

Realmente no es que hayan descubierto una nueva bacteria, sino que han encontrado una nueva utilidad a la Clostridium thermocellum, la usada para generar biocombustible a partir de materiales como la celulosa. Este microorganismo es capaz de descomponer materiales para generar combustible, y ahora se ha descubierto que es capaz de hacer lo mismo con el CO2.

La bacteria capaz de “comer” dióxido de carbono podría ser la clave para acabar con el cambio climático. No es que se vaya a usar para limpiar el aire de este gas de efecto invernadero, sino que se puede modificar genéticamente para que reduzca a cero las emisiones de CO2 de los combustibles fósiles.

El descubrimiento ha tenido lugar casi por accidente, y lo ha realizado un grupo del Departamento de Energía del Gobierno de los Estados Unidos. Se dieron cuenta de que la bacteria C. thermocellum no sólo transforma la celulosa en biocombustible, sino que al mismo tiempo reduce las emisiones de CO2 generadas por este proceso.

Los experimentos científicos más increíbles

El fenómeno tiene intrigados a todos los científicos, que no logran explicarse cómo puede esta bacteria realizar la conversión. Sin embargo, ya se plantean la posibilidad de potenciarla genéticamente para que sea capaz de absorber aún más CO2 para virtualmente reducir las emisiones a cero. Esto significaría alcanzar la meta fijada en los Acuerdos de París y Kioto y a su vez generar un combustible limpio, aunque por otra parte seguiría siendo fósil y, por tanto, finito.

No es el descubrimiento científico definitivo para acabar con el cambio climático pero es un paso más para, al menos, frenarlo. La solución definitiva es reducir la dependencia de combustibles fósiles, una batalla que países como Alemania o Portugal parecen estar ganando.

[Fuente: Motherboard]

Ver ahora:

Te recomendamos