Logo Computerhoy.com

Los bebés reaccionan desde el útero a los sabores de la comida que toman sus madres

Life
Ecografía

Conforme la ciencia avanza y los estudios se multiplican, nuestro conocimiento por el mundo que nos rodea es, cada vez, más amplio. Ahora y gracias a un estudio muy original, sabemos que los bebés reaccionan desde el útero a lo que comen sus madres.

Un nuevo y extraordinario estudio ha registrado la primera pruebas de que los bebés durante el embarazo reaccionan a los sabores de los alimentos ingeridos por sus madres. De esta forma, el recién nacido sale del útero con experiencia alimenticia. ¿Será por eso que el niño no quiere brócoli?

Las impresionantes imágenes que han surgido del estudio demuestran a los fetos arrugando la cara de asco minutos después de que la madre consuma coles amargas o sonriendo con regocijo en presencia de sabores dulces de zanahoria.

Sentir que el recién nacido da patadas o se retuerce a los pocos minutos de consumir determinados alimentos sugiere, sin duda, que los fetos pueden responder a sabores específicos, pero las investigaciones aún no han aclarado cómo ocurre esto.

Sabemos que las papilas gustativas de los bebés se desarrollan en torno a las 14 semanas de gestación. También hay pruebas que demuestran que ciertas moléculas de sabor de los alimentos pueden pasar al líquido amniótico.

Por ello, algunos investigadores han planteado la hipótesis de que las preferencias gustativas de los niños pequeños podrían estar influidas por la exposición a determinados alimentos durante el embarazo.

Bebé en el útero

Ultrasonidos con recién nacido para descubrirlo

Para explorar esta hipótesis, la nueva investigación recurrió a la tecnología de ultrasonidos 4D, una valiosa forma de obtener imágenes de los movimientos fetales con gran detalle. Se reclutaron unas 100 madres, todas ellas en el último trimestre del embarazo.

Las participantes se dividieron en tres grupos: uno de control que se sometió a una ecografía 4D sin intervención, y otros que consumieron una cápsula de col rizada o de zanahoria en polvo unos 20 minutos antes de la exploración.

La ecografía posterior duró unos 25 minutos, lo que permitió a los investigadores seguir los movimientos del niño durante un periodo de tiempo considerable.

Los increíbles resultados mostraron que los fetos expuestos a la col rizada dieron más respuestas de "cara de llanto", mientras que los expuestos a la zanahoria dieron más respuestas de "cara de risa". Estas caras contrastaban con las del grupo de control, que mostraba caras más neutras en los fetos no expuestos a ningún sabor.

Jackie Blissett, coautora del nuevo estudio, dijo que se eligieron la col rizada y la zanahoria por sus diferentes perfiles de sabor. La col rizada presenta características fuertemente amargas, mientras que la zanahoria suele ser una verdura dulce.

Beber agua ola de calor

Curiosamente, Blissett señala que no está claro qué moléculas de sabor afectan exactamente a los bebés, sobre todo porque el azúcar, por ejemplo, no estaría contribuyendo a la respuesta positiva dulce de la zanahoria.

Ya se ha iniciado un estudio de seguimiento de los mismos bebés fotografiados aquí en sus primeros meses después del nacimiento. El plan es ver cuáles son sus respuestas a la zanahoria y a la col rizada cuando lleguen a la edad en que pueden empezar a comer alimentos sólidos.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además