Skip to main content

Los beneficios de la música en el desarrollo cognitivo de los bebés

musica bebes

Depositphotos

Yaiza García García

17/05/2021 - 07:15

Según un estudio publicado en la revista PNAS, los bebés son capaces de sentir la música y reaccionar a ella con emociones, produciendo numerosos beneficios en los recién nacidos.

Dicen que la música amansa a las fieras y con los bebés ocurre algo por el estilo. Desde siempre se ha creído que la música es buena para los bebés, ya sea porque les relaja o porque les ayuda a desarrollar su creatividad.

La pregunta es: ¿es esto verdad? ¿Tiene la música realmente beneficios en los bebés?

Un estudio financiado por la Unión Europea y publicado en la revista científica PNAS afirma que los bebés son capaces de sentir la música y reaccionar a ella con emociones, del mismo modo que los adultos.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo de expertos llevó a cabo un análisis de las activaciones cerebrales de recién nacidos durante sus 3 primeros días de vida.

Los resultados de las resonancias magnéticas pusieron de manifiesto no solo que existe una predisposición neurológica concreta a la hora de percibir la música, sino que además la música tendría varios beneficios para los bebés, según informa el diario El Mundo.

La música en una edad temprana o precoz mejora el sistema cognitivo, puesto que nutre el cerebro, pudiendo así favorecer la memoria, la concentración e incluso la atención gracias a la sensibilidad que promueve en el niño o niña.

Esto se debe a que el sonido de la música activa la zona derecha del cerebro, es decir, la relacionada con las emociones, lo que le produce cierto apego a las estructuras armónicas y rítmicas, lo que facilita su aprendizaje gracias a su repetitividad.

Es más, en ocasiones se producen las conocidas “lalaciones musicales”, o lo que es lo mismo, una especie de vocalizaciones melódicas, fomentando que esos bebés aprendan a cantar y a hablar mucho antes que el resto.

Se crea una especie de comunicación propia gracias a los sonidos musicales, donde los recién nacidos buscan una forma de expresar lo que sienten.

Pero lo más importante es que la música puede llegar incluso a usarse como terapia para tratar determinados problemas relacionados con la comunicación e incluso con el sistema motor.

La musicoterapia busca reducir la hormona del estrés llamada cortisol, así como generar una sensación de bienestar gracias al estímulo de la producción de endorfinas.

Un claro ejemplo de esto podría ser el llamado efecto Mozart, una creencia que explica que la música de este compositor ayuda a estimular la inteligencia de los bebés, según un artículo publicado en el portal de revistas Dialnet.

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Yaiza García García.