Skip to main content

Tras tres años de viaje, la sonda europea BepiColombo envía las primeras imagenes de Mercurio

Mercurio

ESA

03/10/2021 - 19:51

BepiColombo ya está en Mercurio, y ha enviado las primeras imágenes. Una misión extremadamente difícil por culpa de la brutal atracción del Sol.

En octubre de 2018, hace justo 3 años, despegaba la nave BepiColombo desde el puerto espacial Europa, en Kourou, en la Guayana francesa (América del Sur).

Aunque es una misión de la Agencia Espacial Europea, que ha utilizado su cohete y el puerto espacial europeo, también participa la agencia espacial japonesa JAXA, que lanzará una sonda hacia Mercurio desde BepiColombo.

Tras tres años de viaje BepiColombo ha llegado a Mercurio y ha enviado las primeras fotos, realizadas con una cámara en blanco y negro, el pasado 1 de octubre:

Mercurio y BepiColombo

ESA

Aunque la sonda llegó a estar a solo 199 Kilómetros de la superficie de Mercurio, las condiciones de luz no eran ideales para hacer fotos. Estas que vemos están tomadas a 1.000 Kilómetros.

Aunque en condiciones normales apenas necesitaría unos meses para llegar, al estar Mercurio tan cercano al Sol tiene que viajar muy despacio (como dice la ESA, "con el freno de mano echado"), para que la inmensa gravedad del Sol no la atraiga.

BepiColombo ha llegado a Mercurio completando varias órbitas en diferentes planetas, y usando su gravedad como catapulta para recorrer la distancia que nos separa del planeta más cercano al Sol.

Son entre 77 y 222 millones de kilómetros, según en qué lugar estemos de las órbitas.

Mercurio es un planeta lleno de misterios. Al estar tan cerca del sol, sus temperaturas son extremas: a más de 400 grados grados centígrados durante el día, y 190 grados bajo cero por la noche.

Se trata de una roca sólida llena de cráteres, de aspecto similar a la Luna. Es, junto con la Tierra, el único planeta rocoso que tiene campo magnético, algo que los científicos no saben explicar, porque sería necesario que tenga un núcleo líquido metálico, algo impensable por su pequeño tamaño.

Tampoco se sabe por qué el núcleo ocupa el 60% de todo su volumen.

Precisamente, los dos orbitadores que lanzará BepiColombo hacia Mercurio, uno europeo y otro japonés, se centrarán en estudiar el núcleo y el campo magnético, los dos grandes misterios del planeta.

Como decimos, la nave europea tiene que viajar muy despacio para evitar ser atraída por el Sol, por eso tarda mucho en dar órbitas alrededor de Mercurio.

Se espera que la misión tenga un duración de 7 años.