Skip to main content

Boeing anuncia un avión de combate autónomo para 2020

Avión de combate F16

28/02/2019 - 08:40

Coches autónomos, barcos autónomos y aviones autónomos. Todos estos proyectos están en marcha por parte de importantes empresas, una fiesta a la que no podía faltar la industria militar, una de las que más dinero mueve del mundo. Evidentemente, sus intereses son completamente distintos a los del usuario medio.

En respuesta a las demandas de los ejércitos de distintos países, Boeing está desarrollando el primer avión de combate autónomo. No ha facilitado muchos detalles acerca de sus características, pero sí que seguramente esté listo para el año que viene. Se está desarrollando en Australia y seguramente se encuentra en una fase bastante avanzada.

Este caza de combate autónomo tiene como objetivo reducir la exposición de los pilotos humanos al riesgo. Su labor sería la de realizar misiones de apoyo a los cazas tripulados, como por ejemplo puede ser la búsqueda de información e inteligencia sobre el terreno, algo similar a lo que ya hacen los drones pilotados a distancia.

Según Boeing, será mucho más barato fabricar uno de estos aviones que uno normal destinado a un piloto humano. Además, su autonomía será de nada más y nada menos que de 3.700 kilómetros, suficiente para enviarlo a grandes distancias en misiones de reconocimiento en lugares remotos.

Evidentemente, pese a que el primer avión de combate autónomo de Boeing será más barato que uno normal, seguirá siendo bastante costoso. Cada uno de estos vehículos puede llegar a costar decenas de millones de euros, y eso haciendo pedidos más o menos grandes para abaratar costes.

En cualquier caso, resulta paradójito que el avión de combate no tripulado vaya a estar listo antes que el avión de pasajeros autónomo. Cierto es que un avión que va a llevar a cientos de personas necesita un desarrollo mucho más exhaustivo, pero en cualquier caso hay una clara diferencia aquí en inversión material y temporal por parte de las compañías fabricantes.

Ya veremos cuándo se pone finalmente a la venta y qué capacidades tiene. Seguramente los principales ejércitos del mundo sean los primeros en estrenarlo, sobre todo de la órbita de Estados Unidos y la OTAN, ya que tanto Rusia como China desarrollan sus propias armas.