Skip to main content

La bofetada de "caranchoa" fue en defensa propia, según el juez

caranchoa

06/06/2017 - 17:24

La sentencia de la Audiencia de Alicante mantiene que la bofetada de "caranchoa" a Mr.GranBomba fue en legítima defensa y confirma la multa de 30 euros.

Ya han pasado unos cuantos meses pero seguro que te acuerdas de "caranchoa", el mensajero que propinó una bofetada a un youtuber cuando éste le insultó en la calle mientras grababa un vídeo para su canal.

El youtuber, que utilizaba el nombre de Mr.GranBomba, acostumbraba a subir vídeos de cámara oculta. En ellos abordaba a las personas por la calle para preguntarles por una dirección y, de buenas a primeras, se metía con ellas llamándolas cosas como "tragalmohadas", "bocachancla" o "caranchoa".

Se supone que la gracia de todo esto era ver cómo reaccionaba la gente, pero el pasado mes de diciembre el sorprendido fue él cuando una de sus víctimas, un repartidor de una empresa de mensajería, reaccionó dándole una bofetada que pasará a la historia. El vídeo que recogió la "broma" pronto se convirtió en un fenómeno viral, e incluso pocos días después apareció un juego para móviles recreando el suceso.

Tras lo sucedido, el asunto pasó a los tribunales. Sergio Soler, nombre real del youtuber, reclamaba una indemnización, pero el pasado mes de marzo el juez solo impuso una multa de 30 euros al repartidor atribuyendo un delito de lesiones leves. El tribunal lo decidió así porque consideró que Mr.GranBomba había asumido el riesgo de sufrir una agresión como respuesta a su actitud provocadora, y además había ganado dinero después con la difusión del vídeo en Internet.

La sentencia no le pareció bien a Soler y presentó un recurso de apelación, pero el tribunal no ha aceptado sus reclamaciones. Ahora, la Audiencia de Alicante ha confirmado la multa de 30 euros y mantiene que al mensajero se le aplicara la llamada "legítima defensa putativa", ya que él creía que había sufrido un intento de robo. Este hecho está avalado por un parte interno que presentó el repartidor en su empresa antes de que el vídeo se hiciera público.

YouTube lanza un concurso para buscar al próximo Justin Bieber

La Audiencia alicantina señala que "evidentemente no se puede justificar, y no lo hace la sentencia, la respuesta a una ofensa verbal con una bofetada". Para su fallo se ha decantado por la versión del denunciado, que estaba trabajando en ese momento y que pensó que le estaban distrayendo para robarle la mercancía que transportaba. 

Ahora, los abogados de ambas partes están intentando llegar a un acuerdo para evitar que el repartidor se querelle contra Soler por vulneración del derecho al honor, aunque tras un acto de conciliación previo no se ha podido alcanzar. 

[Fuente y foto: El País]

Ver ahora:

Te recomendamos