Skip to main content

Por qué es bueno tomarse periodos de descanso con el café para aprovechar los efectos de la cafeína

Cafe oficina

Depositphotos

20/04/2021 - 07:30

Hacer descansos periódicos con el café es la mejor manera de recuperar los efectos que provoca la cafeína en el cuerpo.

Seguramente te ha ocurrido o conoces a personas que afirman que el café ya no les hace efecto. Como ocurre con otro tipo de sustancias, el cuerpo llega a acostumbrarse a la cafeína y al final si tomas una o cuatro tazas de café da lo mismo, no hace ningún efecto. Esta situación puede resultar desesperante en algunos casos.

Asociamos el golpe de la cafeína a una mayor productividad y a ser de ayuda cuando más se necesita, sea con picos de trabajo o exámenes. Por eso, hay que valorar cuando no hace falta o si se está bebiendo demasiado, y apartar o reducir su consumo de forma drástica. Al menos si se quiere aprovechar en los momentos puntuales enumerados.

Según apuntan en ABC, un consumo excesivo de café "puede perjudicar el sueño o postergar la somnolencia en aquellas personas que sean más sensibles a la cafeína". Pero en el caso de los que toman demasiado esto no ocurre porque el cerebro crea más receptores de adenosina.

Al tener más receptores de adenosina es necesaria una mayor cantidad de cafeína para lograr resultados en la persona. Esto conlleva que ni aumentando aún más la dosis se tenga el efecto esperado.

Por eso hace falta tomarse descansos en el consumo de café u optar por el descafeinado en algunos momentos. Es cierto que se puede notar la falta de este impulso diario, pero también es bueno que el cuerpo sea capaz de regular por sí mismo la energía que necesita y reducir la tolerancia al café que se tiene.

En definitiva, al final la gestión que uno hace del cuerpo, las necesidades que tiene y la ayuda que puede proporcionarle el café es clave para controlar la dosis de cafeína. Pero nunca está de más tomarse un descanso para volver a aprovechar al máximo este delicioso acompañamiento.

Y además