Skip to main content

Buscan los antibióticos del futuro en el Océano Ártico

Medicamento

16/01/2015 - 14:55

Los investigadores a bordo del Helmer Hanssen están buscando la próxima generación de antibióticos y el Océano Ártico podría ser clave.La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que la resistencia a los antibióticos es una crisis mundial.La clave está en encontrar una nueva fórmula química.

En el fiordo de Lyngen, en el Océano Ártico, situado al norte de Noruega, los investigadores a bordo del Helmer Hanssen están buscando la próxima generación de antibióticos. En los organismos marinos que pueblan sus aguas esperan encontrar las bacterias que servirían de base para la elaboración de nuevos medicamentos

"Si nadie encuentra nuevos antibióticos para las enfermedades comunes, volveremos a la era pre-antibiótica en el que un simple catarro podría convertirse en una afección mortal", señala Marcel Jaspars. Él es el fundador del proyecto PharmaSea, una iniciativa financiada por la Unión Europea para la búsqueda de antibióticos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que la resistencia a los antibióticos es una crisis mundial. De esta forma, calificó el hecho como "una amenaza para la salud pública cada vez más grave que requiere un plan por parte de todos los sectores del Gobierno y de la sociedad". 

Para las empresas farmaceúticas la búsqueda de nuevos antibióticos no es rentable. De media, una compañía especializada en este sector se gasta unos 2.000 millones de dólares para llevar un nuevo medicamento al mercado. En el caso de los antibióticos, el fármaco sólo se toma durante un breve periodo de tiempo y los seres humanos, eventualmente, pueden desarrollar resistencia al mismo.

Por esa razón, las investigaciones farmaceúticas se han centrado en otros aspectos de la medicina moderna en los últimos 30 años. Mientras tanto, las bacterias han evolucionado, se han adaptado y pueden llegar a ser resistentes a muchos de los antibióticos que conocemos a día de hoy. 

Crean una pastilla de comida imaginaria para perder peso

Al parecer, la clave está en encontrar una nueva fórmula química, ya que las bacterias no pueden hacerse resistentes a un medicamento que no se ha visto antes. "En el pasado, las bacterias y los hongos han sido las principales fuentes de nuevos antibióticos", señala Jaspars.

A lo que añade que el 70% de nuestros antibióticos siguen procediendo de la naturaleza y que, por lo general, se encuentran en sedimentos de tierra. 

"Lo que nosotros esperamos encontrar son nuevos químicos para curar a los pacientes a través de las formas de vida que encontremos en el océano", señala el científico. Recientemente se ha descubierto que las aguas del Océano Ártico son un caldo de cultivo de múltiples bacterias y que, por esa razón, los organismos marinos se han visto obligados a adaptarse.

"Pensamos que, como están viviendo con unas condiciones externas extremas, han tenido que adaptarse para sobrevivir", asegura uno de los científicos a bordo del Helmer Hanssen. El proceso para recoger organismos marinos debe ser muy rápido, para conservarlos bien. 

El proceso de aprobación de un medicamento puede tardar más de una década. "Es una carrera a contrarreloj, hay que acelerar el proceso para encontrar nuevos antibióticos", señalan los investigadores.

Sin embargo, los esfuerzos parece que comienzan a dar sus frutos y los primeros resultados son prometedores, ya que varios compuestos están mostrando los primeros signos de propiedades antibacterianas

[Fuente: CNN.com]

Ver ahora: