Skip to main content

La cámara de un buque graba la espectacular entrada en la atmósfera de un meteorito cerca de Australia

Meteorito cayendo a la Tierra

CSIRO

19/11/2020 - 14:59

Una bola de fuego atraviesa el cielo nocturno dejando a los tripulantes de un buque de investigación marina perplejos. Así ha conseguido grabar la cámara del barco la llegada de este meteorito. 

Pocas veces se consigue grabar con tanto acierto el choque de un meteorito con nuestra atmósfera. Puede parecer un hecho aislado y sorprendente, pero es bastante común, aunque capturar en vídeo este fenómeno no lo es tanto. 

En la costa sur de Tasmania en Australia, se detectó en el cielo esa enorme bola de fuego cayendo a la superficie del océano a las 9:21 pm hora local del pasado 18 de noviembre. El buque está diseñado para observar y generar un mapa del fondo marino con el que realizar estudios oceanográficos a unos 90 km al sur de Australia. Sin embargo, lo más interesante no pasó en el fundo del mar sino en los alto del cielo. 

Los medios de comunicación locales daban la noticia con el testimonio de varios habitantes de la zona que habían informado de "avistamientos". Ni fotos ni ninguna prueba que certificara de qué se trataba lo que habían visto esas personas, incluso la Organización Internacional de Meteoros, que rastrea meteoritos, no tenía ningún informe sobre la bola de fuego sobre el océano, según explican los responsables del CSIRO, el buque. 

Así su video se ha convertido en la única prueba de ese meteorito entrando en la Tierra a toda velocidad. "Lo que vimos al revisar las imágenes de la transmisión en vivo nos asombró, el tamaño y el brillo del meteoro fue increíble", ha explicado John Hooper. "Fuimos muy afortunados de haber capturado todo en la transmisión en vivo del barco", añade en el comunicado de prensa

Los meteoritos son trozos gigantes de rocas que suele producir una gran espectáculo cuando chocan con la atmósfera de la Tierra. Su choque con nuestro planeta, de momento, no ha ocasionado muchos destrozos, los trozos se deshacen al atravesar la atmósfera y reducen su tamaño considerablemente.  

Se trata de un fenómeno bastante común, aunque Hollywood nos lo venda como el fin de la humanidad en sus películas. Podría llegar alguno, o un asteroide, de mayor tamaño que fuera realmente peligroso, para esa situación trabajan en protocolos las distintas agencias espaciales, para detectar su llegada con tiempo y prepararnos, por lo que podemos dormir tranquilos y disfrutar de las vistas cuando un meteorito llega. 

En julio de este mismo año, una bola de fuego explotó sobre los cielos de Tokio con la fuerza de 165 toneladas de TNT, suficiente para crear un boom sónico. Este otro vídeo dejó constancia de ese acontecimiento.