Skip to main content

El cambio climático está afectando a los sistemas globales de agua y electricidad

Suministro agua

DepositPhotos

17/01/2021 - 07:00

Un equipo de investigadores afirma que tanto la necesidad de agua limpia como de energía se está incrementando a medida que se intensifica el cambio climático, algo que podría llevar a un problema de equilibrio para muchos países.

Tras el paso del temporal Filomena por nuestro país, dejando en algunas comunidades autónomas como la de Madrid y Castilla-La Mancha nevadas jamás antes vistas, se deja bien claro que el cambio climático es un hecho y que este tipo de fenómenos podrían repetirse con mayor regularidad en un futuro.

Que contemos con este tipo de temperaturas muy bajas en invierno o bien con temperaturas altas en verano, está relacionado con la necesidad que tiene el ser humano de agua más limpia y energía. El agua es requerible para momentos de extremo calor mientras que la energía nos otorga calor en estos días tan fríos. 

Sea como fuere, un equipo de investigadores de Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley del departamento de energía en California han desarrollado un marco para analizar el vínculo entre el agua y energía.

En el estudio, publicado en el Environmental Researcher Letters hace unas semanas, puede leerse que se han realizado muchos análisis previos sobre cómo el cambio climático podría afectar a los sectores del agua y la energía por separado, pero esos estudios normalmente no analizaban las interacciones y retroalimentaciones entre ambos.

Para ello los investigadores han desarrollado un marco generalizado que analiza cómo el cambio climático afecta a los sistemas de agua y electricidad, junto a las futuras adaptaciones de brechas en la oferta y la demanda. Y es que conociendo y comprendiendo los vínculos entre estos dos desafíos se podría acabar minimizando el impacto futuro del cambio climático.

El estudio, explica que "si logramos adaptar el sistema de agua mediante la conservación del propio agua, en realidad será una situación en la que todos ganan porque también se está reduciendo la energía necesaria”.

Para ello han puesto como ejemplo California, donde han descubierto que el mayor impacto directo del cambio climático se da en el sector eléctrico por el aire acondicionado y la disponibilidad de energía hidroeléctrica. Además afirman que otro impacto del cambio climático afectaría a los suministros de agua futuros.

Así que con este estudio se destaca el beneficio de la planificación de actuación coordinada entre ambos sectores, para evitar que muchos países se enfrenten a un desequilibrio entre los agentes de la energía y el agua.