Skip to main content

Encuentran el punto débil del ser vivo más resistente del planeta

Tardigrados

17/01/2020 - 07:05

Cuando hablamos de animales prácticamente invencibles, automáticamente solemos pensar en las cucarachas y en todos los mitos que las rodean. Sin embargo, la realidad es que los superhéroes vivientes son... los tardígrados. Eso sí, hay algo que puede acabar con el ser vivo más resistente de la Tierra.

Los tardígrados también son conocidos como 'osos de agua' y son, como decimos, una de las criaturas más resistentes de la Tierra, si no la que más. Son capaces de vivir... bueno, donde sea, desde zonas musgosas hasta en la cima de montañas, pasando por los que se han encontrado en las profundidades del océano.

Además de ser extremadamente resistentes, son capaces de crear ecosistemas, algo que animó a los científicos israelíes tras la sonda Beresheet con dirección a la Luna a mandar una cápsula con un montón de tardígrados para que se reproduzcan en el espacio.

Sin embargo, aunque pueden sobrevivir a la congelación y a la radiación espacial, hay algo que no pueden superar: el cambio climático. Como leemos en ScienceAlert, un grupo de científicos han dado con la kriptonita de los tardígrados.

Los científicos están estudiando a estas microscópicas criaturas porque, entre otras cosas, podrían ser la clave para que la humanidad sobreviva en el Espacio, y han descubierto que las altas temperaturas no les van nada bien.

Cuando un tardígrado se ve "amenazado", entra en una especie de hibernación en la que su estructura interna se reorganiza. Así pueden sobrevivir a condiciones extremas, pero parece que "solo" al frío, ya que el calor acaba con ellos. 

Una especie de tardígrado de la Antártida, el Acutuncus Antarcticus, podría estar en peligro de extinción debido al calentamiento global y a la subida, ligera, de temperatura en su medio natural, evitando que entren en ese estado de reorganización orgánica.

Ahora, los científicos de la Universidad de Copenhague han descubierto que a una segunda especie, el Ramazzottius Varieornatus, podría pasarle exactamente lo mismo.

Se sometió a un cambio de temperatura a estas criaturas durante 24 horas, una temperatura de 37,1º, y solo el 50% de los tardígrados que no se habían aclimatado... murieron. Los que sí lograron aclimatarse resistieron bastante más.

Estos tardígrados "aclimatados" consiguieron llegar a temperaturas de hasta 63,1º antes que empezara a caer el 50% de la población. El motivo, según los investigadores, es que las altas temperaturas desestabilizan el metabolismo de los tardígrados, impidiendo que se "desequen". Los que sí lo consiguen, resisten más.

Los investigadores, como decíamos, apuntan directamente al cambio climático como el culpable de que mueran algunos tardígrados, una interesante muestra de que, aunque puedas sobrevivir en el vacío, lo que estamos haciendo al planeta pasa factura.