Skip to main content

El cambio climático será una asignatura en los colegios de Italia, y podría extenderse a otros países

Nube química

10/11/2019 - 07:00

En unos años la asignatura del cambio climático podría ser uno de los huesos duros de roer en todas las escuelas europeas, y es que desde Italia ya está aprobado una interesante propuesta que quizás haga mejor a la mayoría de las personas.

Si eres de aquellos que consideran que en la escuela o institutos enseñan una serie de asignaturas que poco nos valen para el futuro, quizás alguna de ellas puedan dejar espacio para el cambio climático. Y es que a partir de septiembre de 2020, los estudiantes de escuelas públicas en Italia tendrán que lidiar con la asignatura del cambio climático.

En concreto los estudiantes italianos tendrán que pasar por 33 horas al año, prácticamente una hora a la semana, de asignatura de cambio climático para concienciarles sobre lo que se avecina.

En declaraciones a Reuters, el ministro de educación italiano, Lorenzo Fioramonti, ha señalado que “quiero hacer del sistema educativo italiano el primer sistema que coloque al medioambiente y a la sociedad en el centro de todo lo que aprendemos en la escuela”.

Cuando llegue la señalada fecha, Italia será la el primer país del mundo en hacer que el cambio climático sea una asignatura para los estudiantes.

Pero esa hora semanal de cambio climático no solo se limitará a estudiar este aspecto que tanto afecta al presente y afectará al futuro, sino que también los estudiantes podrán aprender formas de aplicar un mensaje de sostenibilidad al resto de las materias tradicionales. De esta manera, la asignatura del cambio climático también se relacionará con otras como la geografía o incluso a economía.

Así que se invitará a que los jóvenes, a través de la enseñanza, participen activamente en los problemas del cambio climático que afectarán al devenir de nuestras familias durante las próximas décadas.

No obstante Italia es pionera en acciones para luchar contra el cambio climático, dado que ya alentó a los estudiantes a que faltaran a la escuela para que pudieran participar en las protestas climáticas.