Una campaña real quiere evitar el uso de robots sexuales

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
robot sexual

No, no es ninguna broma. Dado que las compañías fabricantes de juguetes para adultos están cada vez más cerca de conseguir un auténtico robot sexual, un grupo de ciudadanos preocupados se ha preparado para evitar que el amor tenga un componente electrónico. 

Teniendo en cuenta que a día de hoy ya hay personas que intentan casarse con sus muñecas, no es de extrañar que haya quien se preocupe por el tema de los robots sexuales. Curiosamente, no es la primera vez que se habla del tema. Hace ya unos años que la popular serie Futurama predijo el peligro. 

Así que dos investigadores que llevan tiempo estudiando el campo de la ética aplicada a la inteligencia artificial han decidido hacer algo. Han sido Kathleen Richardson, de la Universidad de De Monfort, y Erik Billing, de la Universidad de Skövde los que han lanzado la campaña contra los robot sexuales.

Con ella quieren concienciar al mundo de los peligros del asunto, y colocar un veto permanente en el desarrollo y la comercialización de los robots sexuales. Sus creadores han comparado su campaña con otras similares, que quieren evitar los robots capaces de matar. Según Richardson y Billing, los robots sexuales degradarán las relaciones humanas y reforzarán la imagen de la mujer como un objeto sexual. 

La verdad es que los robots sexuales de hoy en día dan bastante miedo

"Creemos que la creación de estos robots sexuales llevará a destruir las relaciones entre hombres y mujeres, adultos y niños, hombres y hombres y mujeres y mujeres", han sido sus palabras exactas. También han añadido que este tipo concreto de androides permitirán una prostitución basada en el concepto de la posesión, algo terriblemente insano para la humanidad. 

Los expertos en robo-ética han rechazado completamente el argumento por el cual dichos robots podrían poner fin a la explotación sexual. Tampoco creen que la experiencia sexual con un robot vaya a servir para mucho a los solitarios y solitarias que pululan por el mundo buscando compañía.