Skip to main content

¿Cuál es la cantidad de sal perfecta para cocer la pasta y cuál es el mejor momento para hacerlo?

Pasta en un tenedor

Photo by Mae Mu on Unsplash

14/06/2020 - 06:20

Cocinar pasta no parece una tarea excesivamente complicada (que no nos escuche ningún italiano) aunque si que puede suscitar algunas preguntas: ¿cuándo tenemos que echar la sal y cuál es la cantidad correcta para que la pasta quede perfecta?

La pasta es uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo, hay miles de formas de consumirla, dicen incluso que ayuda a vivir más años,  y es uno de los grandes orgullos de Italia, cuna mundial de la pasta donde este exquisito alimento es casi una religión.

Sobre la pasta circulan cientos de trucos y técnicas para conseguir ese punto ideal o "dente" en su proceso de cocción. Sin duda el más divertido es ese que nos dice que debemos tirar los espaguetis contra la pared para ver si se queda pegado. 

Cocer pasta no es complicado: agua en ebullición y un tiempo preciso de cocción dependiendo del tipo de pasta, aunque hay un aspecto en el que nadie se pone de acuerdo: la sal. No solo hablamos de la cantidad de sal ideal para cocer la pasta, también de momento más adecuado para echarla en el agua.

La verdad es que es bastante sencillo, si tenemos en cuenta que debemos añadir unos 100 gramos de pasta por litro de agua, la cantidad ideal de sal para cocerla, con la que nunca te equivocarás, es de dos cucharitas por cada litro de agua, lo que equivaldría a unos 16 gramos de sal por 100 gramos de pasta y litro de agua.

Esta cantidad de sal es la ideal si pensamos condimentar la pasta con una salsa o alimento de sabor "neutro" como la salsa de tomate, si nuestra intención es utilizar una condimento más intenso y salado como el queso, puede que sea interesante reducirla ligeramente.

¿Cuándo debes añadir la sal al agua de la pasta? En realidad no es un aspecto excesivamente relevante, aunque lo mejor es hacerlo cuando el agua ya ha llegado al punto de ebullición. Si salamos el agua nada más ponerla en el fuego esta tardará más en cocer, ya que el agua salada tiene un punto de ebullición más elevado.

Si pese a todo, por comodidad, prefieres echar la sal en el agua fría asegúrate de que quede totalmente disuelta, si la sal se deposita en el fondo de la olla podría dañarla, ya que se trata de un potente agente corrosivo.