Skip to main content

La casa más alta del mundo tiene 27 pisos, una sala congelada para refrigerar y un garaje para 200 coches

Casa más cara del mundo

Wikimedia

16/02/2020 - 07:15

Para la mayoría de la gente, vivir en un piso de 100 metros cuadrados ya puede considerarse una buena vivienda. En muchos países, incluso un lujo. Tiene poco que ver con Antilia, la casa más alta y más cara del mundo. Con sus 27 pisos y 37.000 metros cuadrados habitables, costó 2.000 millones de dólares.

Antilia se construyó en 2006 en South Mumbai, en la India, y es propiedad de Mukesh Kakambani, empresario y hombre más rico de la India. Allí vive con su mujer, sus tres hijos... y 600 empleados, que se encargan de mantener la propiedad.

La construcción de Antilia, que es como se llama la casa, igual que una isla de la mitología medieval cercana a las Islas Canarias, no estuvo exenta de polémica. Para poder edificarla Mukesh Kakambani compró los terrenos destinados a la educación de niños necesitados a un orfanato, por un valor muy inferior al de mercado.

Casa más cara del mundo

Wikimedia

La casa más alta del mundo se eleva a una altura de 170 metros. Sus 27 pisos contienen desde un cine privado con 50 asientos a un gimnasio, spa, piscina, y jardines exteriores. Varias de las plantas inferiores se transformaron en un garaje con una capacidad de 200 coches.

El elemento más llamativo es una sala completamente congelada que sirve para refrigerar la casa. Además aprovecha la ventilación pasiva y los jardines para refrescar la casa y reducir el consumo.

En la planta superior hay un helipuerto con capacidad para tres helicópteros. Una de las plantas más elevadas se dedica únicamente al control del tráfico aéreo.

Aunque no es un edificio especialmente bonito, fue diseñado por una firma de arquitectos de Chicago llamada Perkins and Will. La construcción corrió a cargo de la empresa australiana Leighton Holdings.

Curiosamente, cuando estuvo terminada corrió el rumor de que su dueño no quería venir a vivir porque no se ajustaba a la doctrina de construcción de casas Vatu Shastra, y eso traería "mala suerte". Pero finalmente Mukesh Kakambani y su familia se mudaron allí en 2011.