Skip to main content

Célula de espinacas genera corriente e hidrógeno con agua y luz solar

energia espinacas

22/09/2016 - 16:47

Científicos israelíes han creado una célula foto-bio electroquímica a base de espinacas que produce electricidad, hidrógeno y oxígeno con agua y energía solar. 

Un equipo de científicos del Technion - Instituto Tecnológico de Israel ha desarrollado una célula foto-bio electroquímica hecha a base de espinacas que tiene la capacidad de producir electricidad, hidrógeno y oxígeno a partir del agua utilizando energía solar. 

La célula toma como referencia el proceso natural de la fotosíntesis de las plantas, en el que la luz conduce electrones que producen moléculas de energía química almacenables, que son el combustible en el organismo de todos los vegetales y animales. 

El dispositivo está compuesto por una combinación de membranas celulares vegetales fabricadas de manera artificial. Estos componentes absorben la luz del sol y la convierten en un flujo de electrones altamente eficiente. 

Para que el proceso de la fotosíntesis pueda producir electricidad, los investigadores añadieron un compuesto a base de hierro a la solución. Este elemento actúa como mediador para la transferencia de electrones de las membranas biológicas, lo que permite la creación de una corriente eléctrica en la célula. 

Célula de espinacas

La electricidad también puede canalizarse para obtener hidrógeno en forma de gas. Para ello, es necesario añadir energía eléctrica a partir de una pequeña célula fotovoltaica que absorbe el exceso de luz. Esto hace posible convertir la energía solar en química, que se almacena como gas de hidrógeno formado dentro de la célula foto-bio electroquímica.

Pila de hidrógeno más eficiente y estable gracias al grafeno

El hidrógeno generado en este proceso se puede utilizar de diversas formas. Se puede quemar para convertirlo en calor y electricidad cuando sea necesario, de la misma forma en la que se utilizan los combustibles de hidrocarburos. Sin embargo, a diferencia de estos, la combustión del hidrógeno no produce emisiones contaminantes, solamente agua limpia. 

Este avance allana el camino para el desarrollo de nuevas tecnologías con las que generar combustibles limpios a partir de fuentes de energía renovable.