Logo Computerhoy.com

Un nuevo estudio demuestra que cenar tarde es aún peor para la salud y el peso de lo que pensábamos

Life
Un nuevo estudio demuestra que cenar tarde es aún peor para la salud y el peso de lo que pensábamos

¿Acostumbras a cenar muy tarde? Si te preocupa tu dieta y la salud en general, es el momento de cambiar de hábitos.

Se sabe desde hace tiempo que cenar muy tarde engorda. Es decir, engordas más que si cenas a primera hora de la noche. Pero, ¿qué diferencia hay entre cenar a las 10 o hacerlo a las 12?

Parece extraño que la misma comida engorde más o menos según a la hora en que la consumamos. Numerosos estudios han comprobado que cenar muy tarde produce una ganancia de peso. Incluso aunque comas exactamente lo mismo.

Esto se debe a que los ritmos circadianos que sigue nuestro cuerpo, ajustándose a los ciclos del día y la noche en que se dividen las 24 horas del día, influyen en los mecanimos moleculares y psicológicos que hacen que ganemos más o menos peso.

Ya sabíamos, por tanto, que cenar muy tarde es malo para la dieta. Pero, ¿cuál es la diferencia entre cenar a las 9 o a las 12 de la noche, por ejemplo? Eso es lo que ha comprobado un nuevo estudio llevado a cabo en Estados Unidos, que nos llega vía IFL Science.

Cenar muy tarde engorda

Durante 12 días, 16 personas fueron encerradas en un laboratorio, literalmente. No salieron de allí para comprobar que hacían las mismas actividades todos los días, y que comían exactamente la misma comida a las horas indicadas.

Durante 6 días, cenaron 6 horas y 40 minutos antes de irse a dormir. Durante otros 6, tan solo 2 horas y media antes de irse a dormir. En el laboratorio llevaron a cabo todo tipo de mediciones a nivel molecular.

Los investigadores comprobaron que comer tarde aumentaba la sensación de hambre al día siguiente, y eso pese a cenar cuatro horas más tarde.

Descubre los nuevos superalimentos, y cómo incluirlos en tu dieta

También incrementaba la proporción de hormonas del "hambre" en la sangre, pese a seguir la misma dieta. Además se comprobó que se quemaban menos calorías al día siguiente.

En los participantes a los que realizaron la biopsia de tejido graso, cenar muy tarde provocó cambios moleculares que promueven el almacenamiento de grasa.

En resumen, todos estos cambios indican lo mismo: si se mantiene en el tiempo, cenar tarde engorda, incluso consumiendo la misma comida. Los autores del estudio recomiendan cenar un mínimo de 4 horas antes de irse a dormir. Y si es posible, adelantar hasta las 6 horas y media antes. Algo casi imposible en España, en donde se acostumbra a cenar poco antes de irse a dormir.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además