Skip to main content

Los cerezos japoneses han florecido antes que nunca

cerezos

Depositphotos

06/04/2021 - 07:15

En la ciudad nipona de Kioto los cerezos ya han florecido por completo a estas alturas del año. Se trata de la fecha más temprana en más de 1.200 años, y el culpable es el cambio climático.

La floración de los cerezos japoneses o Sakura es uno de los fenómenos más hermosos del planeta. La primavera obsequia a los viandantes con este espectáculo de colores rosados y la belleza de la naturaleza abriéndose paso. De hecho, existe un término para su contemplación: el hanami, una costumbre fascinante de la cultura nacional nipona con gran trasfondo histórico, ya que se remonta al siglo VIII.

Sin embargo, el cambio climático afecta a todo fenómeno natural. En un año inusualmente cálido, Kioto ha cobrado color mucho antes de lo esperado. Sus cerezos ya han florecido por completo a estas alturas de marzo, lo que se trata de la ocasión en la que el fenómeno sucede antes en los últimos 1.200 años.

El carácter extremadamente temprano de este acontecimiento se confirma al consultar los documentos de la corte imperial y las entradas del diario antiguo sobre los festivales de los cerezos en flor de la nación, del que se tienen datos desde el año 812. En todo ese tiempo, la fecha más temprana de floración fue el 27 de marzo del año 1409.

Aunque los cerezos pueden comenzar a florece en marzo, el momento de plena floración, cuando la mayoría de los brotes están abiertos al cielo, suele ser en abril. Ya durante el pasado siglo XX el fenómeno se adelantó, ya que históricamente acontecía el 17, fecha que se adelantó al 5 de abril. Y en esta primavera insólita, el pasado viernes 26 de marzo, los funcionarios de Kioto anunciaron que los cerezos habían florecido por completo.

Se trata de otra prueba incontestable de que el calentamiento global del planeta causado por la mano humana no tiene precedentes desde hace milenios. De hecho, la precisión con la que se ha detallado el florecimiento de los cerezos japoneses -732 veces desde el siglo IX- sirve de gran ayuda para mostrar una tendencia paralela con el cambio climático.

A medida que la primavera en el hemisferio norte llega antes con el calentamiento global, algunas plantas y animales también están cambiando sus patrones de actividad, incluidas estas floraciones. Al plasmar en forma de gráfico las fechas de floración plena de Kioto en un período extenso de tiempo, la curva adquiere la forma de palo de hockey característica del calentemiento global. 

Así, la parte plana del palo representa fechas de floración de la cereza relativamente estables en Kioto, mientras que el último extremo muestra un cambio más rápido en los eventos de floración, notable en los últimos años debido al aceleramiento de la crisis climática.

La flor de cerezo desde 812. (Universidad de Osaka)

Desde la década de 1830, los datos muestran que el cerezo de montaña japonés ha comenzado a florecer cada vez más temprano. Entre 1971 y 2000, se descubrió que este tipo específico de árbol florecía en promedio una semana antes que todos los promedios anteriores registrados en Kioto.

La tala de árboles para carreteras y edificios representa aproximadamente un tercio de ese cambio, según los investigadores, lo que equivale a un calentamiento de 1.1 ° C y 2.3 días antes de la floración, mientras que el calentamiento climático regional representa el resto, aproximadamente 2.2 ° C de calentamiento y 4.7 días antes de la floración.

En el último cuarto de siglo, otras especies de cerezos han comenzado a florecer 5,5 días antes en promedio, lo que se debe principalmente a las temperaturas más cálidas en febrero y marzo. En Tokio, la temporada de los cerezos en flor también ha llegado de forma prematura, 12 días antes que la media de los registros históricos.

Una de las consecuencias más graves de estos fenómenos es que pueden existir interacciones negativas entre especies que no están sincronizadas entre sí, como las flores que se pierden la polinización. También pérdidas cuantiosas para los agricultores y problemas en los cultivos.

Este artículo fue publicado en TICbeat por Andrea Núñez-Torrón Stock.