Skip to main content

Científicos afirman haber resuelto el misterio de Amelia Earhart

amelia earhart

08/03/2018 - 21:11

Amelia Earhart desapareció sin dejar rastro en el océano Pacífico el 2 de julio de 1937 y nadie sabe dónde pudo terminar su avión. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Tennesee en Knoxville (Estados Unidos) asegura haber resuelto el misterio tras comprobar que unos restos óseos descubiertos en 1940 pertenecen a la popular aviadora estadounidense.

Amelia Earhart nació el 24 de julio de 1897 en Kansas (Estados Unidos), y desde pequeña sintió fascinación por las mujeres famosas que sobresalían en actividades dominadas tradicionalmente por hombres. Su pasión por la aviación despertó al visitar un campo del Cuerpo Aéreo Real durante la I Guerra Mundial, y tras recibir clases pronto destacó por sus excelentes marcas de vuelo.

Además, también pasó a la historia por ser la primera persona que intentó realizar un viaje aéreo alrededor del mundo sobre la línea del Ecuador en 1937, un proyecto que tendría un fatídico final. Después de haber completado 33.000 km en 30 días y cuando se encontraba en la penúltima etapa del viaje, el 2 de julio el avión de Amelia desapareció en medio de un temporal. Nunca se encontraron los restos del avión ni de sus ocupantes (Earhart y su copiloto, Fred Noonan) y a lo largo de los años ha habido todo tipo de especulaciones, pero hasta nuestros días nadie había podido esclarecer las circunstancias y el lugar exacto del accidente.  

Mujeres que cambiaron la historia de la tecnología

Ahora, Richard Jantz, profesor emérito de antropología y director del Centro de Antropología Forense de la Universidad de Tennessee, afirma haber dado con los restos de la aviadora. Estos huesos fueron hallados en el año 1940 en la isla de Nikumaroro, un lugar próximo a donde se perdieron las comunicaciones. Los restos fueron examinados poco después de ser descubiertos por el médico DW Hoodless, que llegó a la conclusión de que los huesos pertenecían a un hombre.

Jantz reexaminó los restos aplicando varias técnicas cuantitativas modernas, incluyendo un software para estimar el sexo, la ascendencia y la estatura a partir de mediciones esqueléticas, y descubrió que Hoodless se había equivocado. Sus resultados revelan que los huesos tienen más similitud con Amelia Earhart que con el 99% de los individuos de una gran muestra de referencia. 

Además, en el lugar en el que fueron encontrados los huesos también había varios objetos que Amelia llevaba consigo en su expedición, entre ellos parte de un zapato de mujer y un sextante. "Hasta que se presente evidencia definitiva de que los restos no son los de Amelia Earhart, el argumento más convincente es que son de ella", afirma Jantz.

[Fuente: Universidad de Tennesee en Knoxville | Foto: Harris & Ewing Collection, Biblioteca del Congreso]

Ver ahora: