Skip to main content

Científicos consiguen derretir oro a temperatura ambiente

Derretir oro

Chalmers University of Technology

06/12/2018 - 09:15

Muchos de los inventos más sorprendentes de la Humanidad ocurren por casualidad, desde los Rayos X a la Viagra o el velcro. La historia se repite con una técnica para derretir el oro a temperatura ambiente, sin calor, descubierta de forma completamente fortuita por la Universidad Tecnológica de Chalmers, en Suecia.

Uno de los científicos de esta universidad, el profesor Ludvig de Knoop, tenía curiosidad por ver cómo se comportaba el oro cuando era observado bajo el nivel de aumento más alto de un microscopio de electrones.

"Me quedé sin habla con el descubrimiento", afirma el físico en el vídeo que puedes ver a continuación, cuando descubrió que las capas superficiales del oro se habían derretido a temperatura ambiente... simplemente colocando el oro bajo el microscopio electrónico, a máxima potencia.

¿Qué es lo que ha ocurrido? Se trata un fenómeno nunca observado antes, que desvela nuevas propiedades de este metal precioso.

Al parecer, las primeras capas de átomos que forman un fragmento de oro se derriten cuando se ven afectadas por campos eléctricos como el que genera el microscopio electrónico.

Al verse excitados por el campo eléctrico, los átomos de oro pierden su estructura y el oro se derrite. Esto solo ocurre en las primeras capas de átomos, si tenemos un fragmento de oro.

El descubrimiento "ha abierto las puertas a nuevos usos de este metal", afirma el científico teórico Mikael Juhani Kuisma, de la Universidad de Jyväskylä, en Finlandia.

Microscopios a partir de 40 euros en Amazon

La posibilidad de cambiar una capa de oro del estado sólido a líquido a voluntad, y a temperatura ambiente, abre las puertas a nuevos tipos de sensores, capacitadores, transistores, y otros componentes electrónicos.

Eso si, que nadie espere repetir este experimento en casa. La fundición del oro llevada a cabo en el laboratorio de la Universidad Tecnológica de Chalmers se ha llevado a cabo con una capa de oro que mide apenas un par de nanómetros. Para conseguirlo con un fragmentos de oro, por pequeño que sea, requeriría un voltaje que a día de hoy no está disponible fuera de un laboratorio.