Skip to main content

Científicos españoles consiguen imprimir tejido humano en 3D

imprimir tejidos 3D

13/06/2017 - 15:21

Un equipo de científicos españoles ha conseguido imprimir tejido humano de hueso y cartílago con una impresora 3D que se puede usar para implantar en pacientes.

Un equipo de científicos españoles de la Universidad Complutense de Madrid y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha conseguido imprimir tejido humano de hueso y cartílago con una impresora 3D. Este material se puede utilizar para realizar implantes en pacientes que hayan sufrido roturas o lesiones, así como para sustituir prótesis metálicas. 

En nuestro país, la investigación en materia de biotecnología está muy avanzada. A principios de año pudimos conocer la bioimpresora 3D capaz de fabricar piel humana funcional para su uso en trasplantes a enfermos. Ahora los científicos han conseguido ir un paso más allá logrando imprimir tejidos en 3D que permitirán crear implantes con las células del propio paciente, regenerar tejido en personas con enfermedades óseas como la osteoporosis y evitar los ensayos clínicos con animales.

El proceso, que se ha llevado a cabo con impresoras 3D donadas por BQ, sigue estos pasos: en primer lugar, los investigadores imprimen una cuadrícula de policaprolactona (PCL) en 3D en la que se depositan las células que previamente se han extraído al paciente mediante una aguja añadida al extrusor de la impresora. Después, las células se reproducen en el PCL, formando hueso o cartílago biológico. 

Impresoras 3D desde 229 euros en Amazon España

Una vez formado, el tejido se puede implantar en los pacientes a través de dos vías. La primera consiste en colocar la cuadrícula con las células del paciente en la fractura del hueso o del cartílago, con el fin de que se regeneren en el interior del cuerpo. La segunda se basa en la creación de un ecosistema en el laboratorio para que las células reconstruyan el tejido, que después se implanta en el enfermo.

Menisco impreso en 3D

La ventaja que tiene el uso de los implantes fabricados a partir de las propias células del paciente es que se reduce el riesgo de rechazo. Además, de acuerdo con la impulsora del proyecto Nieves Cubo, "no hablamos de reemplazar, sino de regenerar. Buscamos cambiar las prótesis artificiales por algo que se integre en el cuerpo".

Las mejores impresoras 3D: Qué son y cómo funcionan

El estudio se encuentra en la fase de desarrollo actualmente y dentro de dos años alcanzará la fase de ensayo clínico, por lo que todavía queda trabajo por hacer antes de que la técnica se pueda emplear en la práctica clínica.

Ver ahora: