Skip to main content

Los científicos se preguntan: ¿estamos preparados para el impacto de un asteroide?

Meteorito

06/05/2019 - 11:53

Tranquilos, esto es un simulacro. Hace una semana os explicamos que la Agencia Espacial Europea (ESA) se estaba preparando para realizar una simulación ante la posibilidad de que un asteroide de gran magnitud fuera a alcanzar la Tierra. El resultado ha sido un ejercicio de rol digno de formar parte de un buen guión de Hollywood. 

El martes 26 de marzo se detectó un asteroide de una magnitud 21.1 al que se le denominó como "2019 PDC". Los cálculos iniciales indican que se acerca a la órbita de la Tierra y que en esos momento se encontraba a 0,05 au o unidades astronómicas.

Apenas 24 horas después de su descubrimiento las agencias espaciales de Estados Unidos y Europa calculan que el asteroide podría impactar contra nuestro planeta el 29 de abril de 2027, aunque la probabilidad es de uno entre 50.000, aún es pronto para conocer con exactitud el riesgo que corren los habitantes de la Tierra. 

Los 10 logros más grandes de la historia de la NASA

A medida que van pasando los días los organismos de la NASA y la ESA continúan estudiando el asteroide. Para el 29 de abril, la probabilidad de impacto ha aumentado un 1% y da comienzo la Conferencia de Defensa Parlamentaria en la que se debatirán todas las posibilidades y acciones necesarias para proteger la Tierra y sus ciudadanos. 

Por suerte, el impacto de un asteroide por muy grande que sea, es de los pocos desastres naturales que los seres humanos podemos prever. Los equipos de observación con los que contamos actualmente pueden detectar un posible impacto con años de antelación lo que nos daría tiempo para estudiar la situación con detenimiento y preparar los niveles de seguridad de manera adecuada. 

Los asteroides se desplazan por el espacio en órbitas definidas, por lo que su movimiento es predecible y con el debido estudio se puede calcular en qué momento y con qué condiciones chocaría con nosotros.

Aun así podemos estar tranquilos, lo más comunes suelen ser de pequeño tamaño y no suponen mucho riesgo, asteroides del tamaño el 2019 PDC suelen ser muy escasos y pasan cerca del planeta Tierra cada 80.000 años. 

No obstante, en caso de que realmente estuviéramos ante un peligro mayor contamos con organismos como el Centro de Coordinación de Objetos Cercanos a la Tierra de la ESA que se dedica a calcular de manera constante los recorridos de todos los asteroides que se detectan en el espacio y podríamos poner en marcha el DART, una nave espacial de la NASA diseñada para redirigir la órbita de un asteroide en caso de que fuera necesario. 

Pero, volvemos a nuestro simulacro. En 2024 se enviaron tres misiones para estrellarse contra la roca espacial y alejar su órbita de la Tierra. El resultado ha sido positivo pero un fragmento de entre 50 y 80 metros todavía se dirige a la Tierra. 

Las observaciones han demostrado que ese PDC afectaría únicamente al área de Central Park en la ciudad de Nueva York (pobres habitantes de Nueva York, siempre les toca a ellos). Estamos en 2027 y Manhattan tiene 10 días para prepararse.

La Agencia Federal para el Control de Emergencias en Estados Unidos ya ha sido avisada y se mantendrá en constante contacto con la Red Internacional de Alerta de Asteroides para conocer la estimación de daños y la ubicación exacta del impacto. Todo está listo para atender a las posibles víctimas y más tarde evaluar las reparaciones de la ciudad que sean necesarias.

Y así llegamos al final de esta historia, cinco días de simulacro que tanto la NASA como la ESA han ido retransmitiendo por sus páginas webs (blog de la NASA y blog de la ESA) y redes sociales con comunicados de prensa, gráficos, entrevistas y tráilers que mostraban todo el proceso de la forma más verídica posible. 

Puede parecer un juego de niños, pero se trata de grandes científicos y especialistas de distintos ámbitos que se reúnen cada cierto tiempo para ponerse a prueba y demostrar que si alguna vez nos vemos ante un peligro similar, la Tierra estará preparada para protegerse.