Combustible sostenible hecho en España reduce las emisiones de CO2

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?

Las empresas españolas SEAT y Aqualia han desarrollado un nuevo combustible sostenible hecho a partir de aguas residuales que tiene la capacidad de reducir las emisiones contaminantes de CO2 hasta un 80%. A través de este avance, ambas compañías dan respuesta a dos retos medioambientales: por un lado reutilizar el agua, un recurso natural cada vez más escaso; y por otro proponer carburantes alternativos para ayudar a reducir la contaminación en las ciudades.

El proyecto, conocido como LIFE+ Methamorphosis, está financiado por la Comisión Europea y se enmarca dentro del programa LIFE, que tiene la finalidad de promover las tecnologías innovadoras para luchar contra el cambio climático. Además de Aqualia y SEAT también participan otras empresas españolas, entre las que se encuentran Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), Gas Natural, Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y el Institut Català d'Energia (ICAEN).

Para convertir las aguas residuales en biometano se han diseñado dos prototipos, uno se ha instalado en una planta de tratamiento de residuos municipales ECOPARC de Montcada i Reixac en el Área Metropolitana, y el otro en la planta agroalimentaria de Porgaporcs en Lleida.

Compra accesorios para coches SEAT en Amazon España

El prototipo Umbrella, que es el que está instalado en la depuradora, lleva a cabo un proceso físico de decantación en tanques que separa el agua de los fangos, que se convierten en gas gracias a un tratamiento de fermentación. Después de un proceso de purificación y enriquecimiento, el biogás ya está listo para utilizarse como combustible.

Por otra parte, el prototipo Methagro, ubicado en la planta agroalimentaria, produce el biometano a partir de biogás en un sistema de upgrading basado en membranas. Una vez obtenido, se emplea directamente en el sector del transporte o se inyecta en la red de distribución de gas natural.

Desafío SEAT Ateca: ¡a la carga!

Una planta de capacidad media puede tratar unos 10.000 metros cúbicos de agua al día para generar unos 1.000 metros cúbicos de biometano, suficiente para que más de 150 vehículos recorran 100 km. El combustible renovable fabricado por estos prototipos se puede utilizar en coches de gas comprimido (GNC), con unas emisiones de CO2 un 80% inferiores a las producidas por vehículos de gasolina. Por tanto, este proyecto pone su granito de arena para reducir la contaminación en las ciudades, así como para ahorrar energía y buscar fuentes alternativas.