Skip to main content

Cómo ahorrar dinero en impuestos cuando recibes una herencia

Herencia

Getty

19/02/2020 - 18:50

Mucha gente no cae en la cuenta de que recibir una herencia supone pagar un elevado impuesto, no importa si recibes dinero o bienes. Parece extraño porque esos bienes ya pagaron sus respectivos impuestos, pero ocurre igual con otros conceptos, como verder tus cosas de segunda mano en eBay: si vendes más de 3.000 euros, también está sujeto a impuestos. La carga fiscal de una herencia puede ser elevada, hasta el punto de que hay gente que renuncia a su herencia porque no puede pagar los impuestos asociados a ella, si se trata de una propiedad o un objeto difícil de vender. Vamos a ver cómo podemos ahorrar dinero a la hora de recibir una herencia.

Los expertos de SelfBank, vía TICbeat, nos explican algunas formas de reducir la carga fiscal asociada a las herencias. En realidad el heredero poco puede hacer, le corresponde a la persona que va a dejar la herencia. Por tanto es algo que todo el mundo debe plantearse, antes de que la carga recaiga sobre sus hijos u otros familiares.

Las herencias se regulan a través del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que ha sido transmitido al 100% a las comunidades autónomas. Esto ya nos da algunas pistas sobre las cosas que podemos hacer para reducirlo.

¿Dónde resides?

Como hemos mencionado, este impuesto lo regulan las comunidades, y es muy diferente en unas y otras. El impuesto de una herencia hay que pagarlo en la comunidad autónoma de la persona fallecida que dona la herencia.

Se considera la comunidad de residencia aquella en la que has pasado la mayor parte de los últimos 5 años.

Como hemos dicho este impuesto varía mucho entre comunidades, hasta el punto de que, en herencias importantes, SelfBank recomienda "mudarse a una comunidad con una tributación más baja". Pero debe hacerse 5 años antes de que se haga efectiva la herencia.

¿Heredar o donar?

Esta es otra opción importante que merece la pena contemplar, especialmente si los implicados viven en diferentes comunidades autónomas.

Una persona puede entregar todos o parte de sus bienes a sus descendientes tras su muerte (es lo que se considera sucesión o herencia), o en vida, mediante una donación.

Estos impuestos siempre los paga quien recibe la herencia o donación. Pero el impuesto de sucesión se paga en la comunidad del fallecido, y el impuesto de donación en la comunidad donde reside la persona que recibe la donación. Es una diferencia muy importante.

Si los descendientes viven en una comunidad con menos tributación en este impuesto, puede interesar hacerles una donación, en lugar de esperar a la herencia.

Del mismo modo, no tributa igual una donación en dinero, que en bienes. Quizá pueda interesar comprar un coche o una casa y donarla, en lugar de darles el dinero directamente, aunque no suele ser lo habitual (tiene menos cargos recibir el dinero).

Reducción por vivienda habitual

Si la herencia recibida es la casa en donde residía el fallecido, se puede reducir los impuestos a pagar hasta en un 99%, convirtiéndola en la residencia habitual del heredero.

Es decir, si te mudas a esa casa y la conviertes en tu residencia habitual, reduces al mínimo el impuesto de sucesión. Pero estás obligado a vivir al menos 10 años en ella.

Distribuir la herencia entre muchos familiares

Como hemos comentado, el impuesto de sucesión lo paga el heredero. Como mayor sea la herencia, más aumenta la tasa.

Un aspecto importante es que el impuesto se reduce como mayor parentesco con el fallecido tengan los herederos. En otras palabras, un hijo paga menos impuestos que un nieto, un primo, o un amigo.

Puede resultar más ventajoso fiscalmente, en lugar de dar herencia a un nieto, dársela a los hijos y que éstos la donen a los suyos. O distribuir la herencia entre el mayor número de herederos posible, ya que con cantidades menores se pagan menos impuestos. Pero aquí ya entran las relaciones familiares, que pueden ser complicadas.

Son cuestiones que poca gente tiene en cuenta, pero puede ahorrar muchas cargas fiscales a las personas que reciben la herencia.

Las comunidades establecen entre 6 meses y 1 año para pagar el impuesto de sucesión y donaciones, aunque hay formas de aplazarlo o incluso vender parte del bien para poder pagarlo.

Y además