Skip to main content

Cómo enseñar a nuestros hijos un uso responsable en redes

¿Cómo enseñar a nuestros hijos un uso responsable en redes?

Gustavo Rodríguez Rojo

25/05/2017 - 10:31

Las redes sociales son una herramienta básica del siglo XXI. Ofrecen un sinfín de posibilidades comunicativas, aunque también traen consigo multitud de riesgos.

Seguramente, todos estemos de acuerdo en que las redes sociales representan una herramienta básica de éste nuestro siglo XXI. Abarcan no sólo nuestra vida personal, sino también la profesional, acompañándonos durante muchas horas de nuestros días. Las posibilidades comunicativas que nos brindan son enormes, pero a su vez no hay que olvidar, y mentando al abuelo de Spiderman, que "un gran poder conlleva una enorme responsabilidad".

La presencia de plataformas sociales tiene aún más peso si hablamos de niños y adolescentes. En cierto sentido, todos dependemos de ellas, pero en el caso de los jóvenes la necesidad de aceptación y valoración por parte de sus compañeros y amigos puede llegar a ser realmente problemática.

Instagram, Snapchat, Facebook, Twitter o Youtube son algunos de los muchos medios que conviven con nuestros hijos prácticamente desde que se levantan hasta que dejan el móvil encima de la mesilla de noche (o debajo de la almohada). En estas plataformas se gestionan muchas de las personalidades de los más pequeños de la casa: dan y reciben (o no) apoyo emocional, toman conciencia de las experiencias (más bien reflejos de éstas) de los demás, expresan sentimientos e ideas y terminan generando un sentido de su propia identidad.

Según el estudio Connected Life, realizado por la consultora Kantar TNS, España es el país que más redes sociales utiliza en todo el mundo. Los jóvenes llegan a estar presentes hasta en ocho plataformas sociales, lo que les supone un tiempo aproximado de cinco horas diarias. Este hecho puede traer consigo ansiedad, baja autoestima, sueño pobre, depresión y presión sobre la imagen corporal.

Los niños de antes frente a los de hoy

Instagram ocupa la primera posición en cuestión de damnificación, apunta otro estudio de la Sociedad Real Británica de Salud Pública, precisamente por su influencia en el impacto de la imagen personal.

Pero, ¿cómo ayudar a nuestros hijos a convivir saludablemente con las redes sociales?

Una de las principales acciones se basa en recordar a nuestros hijos que las redes sociales no deben reemplazar a la vida real (básicamente, porque distan mucho de ser la realidad). Una buena estrategia podría ser discutir abiertamente sobre las redes, sus pros y contras, escuchar las diferentes perspectivas y hacer por comprenderse mutuamente.

Valorar, siempre de forma común y pactada (no vale hacerlo por cuenta propia y sin el consentimiento de nuestro hijo, ya que ésto sólo generaría desconfianza), si su cuenta conserva ciertos límites en su privacidad (fotos, vídeos y comentarios) e intentar, si se presta la ocasión, revisar conjuntamente la configuración de seguridad. Recordar el valor de pensar dos veces antes de publicar algo que quedará para la posterioridad.

Descubre todo lo que necesitas saber sobre cómo proteger a tus hijos en las redes con este libro

No menos importante es evitar a cualquier persona dañina, no hay ningún problema en bloquear usuarios que no nos aporten más que malos comentarios. Es importante que nuestros hijos tengan presente que las redes sociales son espacios donde, al igual que en la vida real, existen personas que se comportan mal (ciberacosadores, por ejemplo) y que evitar el contacto con ellos es la mejor opción.

Establecer unas reglas como a partir de qué edad poder usar estas plataformas y cuánto tiempo máximo emplear en ellas puede ser una opción, aunque siempre será mejor si llegan ellos mismos a ser sus propios autogestores.

Estas son las redes sociales más utilizadas en el mundo

Pero lo principal y más importante a la hora de enseñar a nuestros hijos un uso responsable en redes sociales es una buena educación sobre autoestima, mucho amor para mostrarles dónde radica esencialmente la felicidad y estar para y por ellos cuando nos necesiten.

No es cuestión de blanco o negro, un uso responsable de las redes sociales nos permite estar conectados con personas queridas a pesar de las distancias geográficas. Hacen las veces de altavoz de nuestros sentimientos y emociones y nos mantienen al día de cómo marcha nuestro entorno. Simplemente se trata de gestionarlas correctamente, trabajemos junto a nuestros hijos para ello.

[Fuente: Connected Life & Sociedad Real Británica de Salud Pública]

Ver ahora:

Sobre el autor

Decidido a contemplar el entorno cambiante, disfrutando con cada gesto y ofreciendo una expresión cuidada de todos ellos.

Te recomendamos