Cómo fabricar la piedra filosofal según Isaac Newton

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Cómo fabricar la piedra filosofal, según Isaac Newton

En la primera entrega de Harry Potter, el mago más famoso del mundo tiene que proteger la piedra filosofal. Esta piedra es una de las pocas leyendas medievales que sobreviven hasta nuestros días, y lo hace gracias a la literatura moderna y al cine. Ahora sabemos cómo pensaba un científico ilustre como Isaac Newton fabricar la piedra filosofal.

No hay que dejarse llevar por los prejuicios. Por mucho que hablemos de una eminencia como Newton, todo el mundo es hijo de su época, y en el siglo XVII la alquimia era vista, si no como una ciencia, sí como una posibilidad real.

Por lo tanto, que escribiera un manuscrito en el que explica paso a paso cómo conseguir la piedra filosofal no es tan extraordinario como puede parecer. Lo que sorprende es que hasta ahora no hayamos tenido acceso a él, y es que ha sido celosamente guardado en una colección privada.

Gracias a la American Chemical Heritage Foundation, ahora podemos echarle un vistazo. No vamos a convertir cualquier metal en oro, el supuesto poder que se le atribuye a la piedra, pero al menos servirá para hacerse una idea de cómo funcionaba la cultura científica en otra época.

En él, Newton intenta poner en blanco sobre negro el proceso para reducir los metales a sus partes constituyentes. Los alquimistas pensaban que de esta forma podrían fabricar oro gracias a los componentes resultantes de disolver otros metales. El manuscrito está íntegramente en latín, idioma de las artes y las letras hasta hace pocos siglos.

Un estudio sugiere que la tierra está formada por dos planetas

Se cree que puede tratarse de una versión de otro texto de la época, pero es una afirmación sin confirmar. Por el momento el público puede disfrutar de un documento inédito hasta la fecha y curioso por sí mismo.

Eso sí, no lo intenten en casa. La piedra filosofal no sólo es un elemento mítico sino que intentar fabricarla puede dar lugar a situaciones desagradable. Y no, no es que vaya a venir Voldemort a visitarte; se trata del peligro de causar daños materiales manejando los instrumentos necesarios para el experimento.

[Fuentes: American Chemical Heritage Foundation y Chemistry World]