Skip to main content

Cómo lavar la alfombrilla del baño: trucos caseros para eliminar todos los gérmenes

Alfombrilla de la ducha

Getty Images

15/09/2021 - 06:45

¿Recuerdas cuándo fue la última vez que lavaste la alfombrilla del baño? Es recomendable limpiar la con frecuencia para evitar la acumulación de microbios. Te contamos cómo limpiarla con trucos caseros para eliminar todos los gérmenes.

En nuestro hogar hay algunos elementos que no limpiamos lo suficiente. Por lo general, solemos esforzarnos especialmente en limpiar las zonas que pensamos que pueden acumular más gérmenes, como la cocina, el inodoro o los suelos. 

En cambio, no prestamos demasiada atención a otras áreas que a priori nos parecen más limpias, pero que también ocultan muchos microbios. 

En el caso del cuarto de baño, aparte de la taza del váter también es importante limpiar con frecuencia la cortina de la ducha, la alcachofa y otras partes de esta sala que solemos tener olvidadas.

La alfombrilla del baño que utilizamos al salir de la ducha es uno de estos elementos a los que no prestamos toda la atención que deberíamos. Y es que reúne todas las características para ser el caldo de cultivo ideal para que proliferen bacterias y hongos: está húmeda, tiene una temperatura agradable y acumula restos orgánicos que sirven de alimento a los microbios.

Por este motivo, es importante lavar la alfombrilla del baño al menos una vez a la semana. De esta forma te aseguras de que queda limpia y libre de gérmenes. 

Lo primero que tienes que hacer es consultar la etiqueta de la alfombrilla. Aquí verás las indicaciones de lavado recomendadas por el fabricante para lavarla respetando las propiedades del tejido. 

Si tu alfombrilla es apta para la lavadora, para conseguir los mejores resultados en primer lugar sacude bien el polvo y la suciedad antes de introducirla en el tambor. Es recomendable utilizar un ciclo de lavado en frío para evitar que se deforme. 

Hay muchas alfombrillas de baño elaboradas con tejidos delicados que no son aptas para el lavado a máquina. En ese caso, tienes la posibilidad de lavarla a mano fácilmente. 

Para limpiarla a fondo y eliminar todos los gérmenes, en primer lugar sacúdela y después rocíala con una mezcla de agua, vinagre blanco y unas gotas de jabón lavavajillas. Deja que actúe durante unos minutos y frota con un cepillo las manchas si es necesario. 

A continuación, llena un barreño con abundante agua tibia y añade un detergente suave. Sumerge la alfombrilla, agítala con suavidad y frótala con una esponja si es necesario. Luego, enjuaga con agua hasta que desaparezcan los restos de detergente, y por último déjala secar al sol.

Y además