Skip to main content

Cómo limpiar las persianas por fuera de forma fácil y segura

Limpiar persianas

24/05/2018 - 06:00

Después de un invierno y una primavera pasados por agua, por fin el verano y el buen tiempo se aproximan. Ahora que parece que las lluvias nos van a dar un respiro, son muchas las personas que aprovechan para hacer limpieza de las ventanas y otros elementos exteriores de la casa. Si vas a llevar a cabo esta tarea, toma nota de los siguiente trucos para limpiar las persianas por fuera.

Las persianas, al estar en el exterior, son uno de los elementos que más se ensucian. Además, si vives en un piso elevado, lavar las persianas por fuera no resulta una tarea fácil, por lo que quien no renuncia a limpiarlas en muchas ocasiones lo hace de una forma poco segura poniendo en riesgo su salud.

Si alguna vez lo has intentado y no has encontrado la manera, seguro que te estás preguntando cómo limpiar las persianas por fuera de forma sencilla y segura. La respuesta es muy fácil: abriendo el tambor, el espacio ubicado en la parte superior de la ventana, que es donde se enrolla la persiana.

No vayas a pensar que abrir el tambor de la persiana es una tarea complicada. Hay diferentes tipos: algunos están atornillados, por lo que necesitarás un destornillador para quitar la tapa. En otros casos están cerrados a presión y podrás abrirlos haciendo palanca con un destornillador plano.

Estos son los lugares de tu casa que seguro jamás limpias (y deberías hacerlo)

Una vez que hayas retirado la tapa, podrás observar que en el tambor también se acumula mucha suciedad. Puedes utilizar la aspiradora para retirar el polvo y otros restos que se hayan podido colar, o si lo prefieres un cepillo de mano.

El siguiente paso consiste en enrollar la persiana por completo e ir limpiando una por una todas sus lamas, por lo que tendrás que armarte de paciencia. Dependiendo del material con el que estén fabricadas deberás utilizar un producto u otro para lavarlas. En el caso de las persianas de plástico o PVC, lo mejor es pasar un trapo húmedo con jabón neutro y agua. Si son de madera puedes aplicar un producto para este tipo de superficies, y si son de aluminio lo mejor es pasar un trapo seco, un plumero o usar un limpiador para este material.

Ver ahora:

Te recomendamos