Skip to main content

¿Cómo le sientan a tu cuerpo los atracones de turrón en Navidad?

Consecuencias negativas exceso dulces Navidad cuerpo

20/12/2017 - 10:40

Durante estas fechas no faltan en la mesa los típicos dulces. Una tentación para muchos que no ven el momento de poner fin. Para despejar dudas hoy te explicamos cómo le sientan a tu cuerpo los atracones de turrón en Navidad. Más allá de los kilos de más que podamos coger durante estas semanas marcadas por las continuas celebración con la familia y con los amigos está el tema de la salud. La temida cuesta de enero económica también puede afectar a nuestra salud si no somos capaces de regular la ingesta de estos productos.

Turrones, mazapanes, polvorones, bombones - los Ferrero Rocher a la cabeza-, roscón de Reyes ocupan desde hace unas semanas los estantes de las tiendas de alimentación, supermercados e hipermercados de todas las ciudades. Es difícil resistir la atracción cuando estamos haciendo la compra de coger uno de ellos, y mucho menos de resistirnos a uno de ellos una vez comprado. Si eres de los que les gusta darse uno de estos caprichos has de saber qué efectos tienen en tu cuerpo los dulces de Navidad.

"Uno al año no hace daño, uno al mes que rico es, uno a la semana es vida sana, uno cada rato se te chinga el aparato" dice el típico refrán. Una frase que engloba una verdad: comer en exceso dulces típicos navideños tiene graves consecuencias negativas. Para empezar porque la gran mayoría de ellos contienen gran cantidad de grasas y azúcares, provocando enfermedades como la diabetes, la obesidad y enfermedades cardiacas y cardiovasculares. Pero, ¿realmente qué estamos metiendo en nuestro cuerpo?

Aprende más sobre dietas y nutrición

Veamos cuántas calorías tienen algunos de estos productos:

  • El turrón contiene entre 500 y 600 calorías por cada 100 gramos de producto
  • Los mantecados, roscos de vino y polvorones contienen 275 calorías por cada 50 gramos de producto
  • Los alajores contiene 165 calorías por cada 30 gramos de producto
  • El mazapán contiene 30 calorías por cada 15 gramos de producto

Consejos para no engordar durante las Navidades

Una vez que sabemos las calorías de los productos navideños es momento de saber cómo afecta a nuestro cuerpo un atracón de turrón. Según WebDM, de esta manera perjudica un exceso de azúcar a nuestro cuerpo:

  1. Comer azúcar aporta a nuestro cerebro gran cantidad de sustancias químicas. Una de las más destacadas es la hormona dopamina, responsable de sentirnos bien y de otras funciones esenciales en nuestro cuerpo. Este neurotransmisor provoca que prefiramos una onza de chocolate a una manzana, pese a ser esta última más sana.
  2. Nuestro humor también se ve afectado ante un aumento rápido de energía al elevarse los niveles de azúcar en sangre. Todo lo que sube tiende a bajar, es como una montaña rusa, haciendo que primero nos sintamos llenos de energía para posteriormente sentir que no tenemos fuerzas.
  3. Nuestros dientes también se ven perjudicados. Los dulces provocan caries y demás enfermedades bucales.
  4. El dolor de las articulaciones empeora debido a la inflamación que causa el azúcar en nuestro cuerpo su consumo, entre ellos, incrementándose la artritis reumatoide.
  5. Otro efecto secundario es un envejecimiento de la piel puesto que el azúcar se adhiere a las proteínas en el torrente sanguíneo y crea moléculas perjudiciales llamadas AGEs.
  6. El hígado se vuelve resistente a la insulina, una hormona importante que ayuda a convertir el azúcar en energía, provocando la diabetes tipo 2.

Ofertas de Navidad en Amazon de TVs, auriculares y altavoces

Una vez que conocemos las consecuencias negativas de darnos atracos de dulces de Navidad, ¿cómo podemos parar de comer antes de que se nos vaya de las manos? En Vitonica dan unas recomendaciones al respecto:

  1. Quién evita la ocasión, evita el riesgo. Volvemos a tirar de refranero. Apostar por porciones pequeñas en lugar de tabletas de chocolate entera puede ser una manera efectiva de reducir su consumo. También guardarla en un lugar que no sea tu casa, dándosela a un familiar, un amigo, un vecino, etc.
  2. Busca distracciones. Nada mejor como despejar la mente para que el pensamiento de comer dulces se quede instalado en nuestro cerebro. Una opción es hacer deporte, de manera que quemas calorías y mejoras tu salud.
  3. Aguantar la tentación, que es pasajera. Cuando los dulces te llamen de manera insistente, recuerda que será temporal. En este caso es importante tener una fuerza de voluntad para resistir.
  4. Por último, si has empezado, ten presente que no es necesario comer todo lo que haya ese mismo día. Si guardas unas porciones, te encontrarás una sorpresa agradable la próxima vez.

Ver ahora: