Skip to main content

Consiguen curar el alzheimer en ratones

Consiguen curar los síntomas del alzheimer en ratones

Eduardo Álvarez

21/04/2016 - 11:46

El alzheimer es una de las enfermedades que suponen todo un azote para la humanidad. La falta de una cura o vacuna hace que sea incontrolable. La investigación médica se afana en encontrar un remedio, y podría haberlo hecho: han descubierto que la proteína IL-33 consigue revertir los síntomas del alzheimer en ratones.

Aún no se ha comprobado si el nuevo método funciona en humanos, pero los investigadores tienen depositadas muchas esperanzas en él. Lo que más sorprende es que la proteína no sólo elimina los síntomas de la enfermedad existentes en los roedores, sino que previene la aparición de más.

Para llevar a cabo el experimento se han usado ratones criados especialmente para desarrollar alzheimer. Tras el tratamiento con la proteína IL-33, lograron recuperar su memoria y capacidad cognitiva situándose al nivel de los ratones sanos, y todo en una sola semana.

La similitud entre el organismo de ratones y humanos -por extraño que parezca- es lo que hace que sean estos animales los más usados a la hora de experimentar en laboratorio. En este caso su sistema nervioso central es clave a la hora de testar medicamentos antes de pasar a las pruebas en humanos.

Nuevo método para diagnosticar alzheimer mediante la orina

Hay que ser prudentes, pues en muchas ocasiones los resultados positivos con ratones no se trasladan luego con éxito a las personas. Por ello habrá que ampliar la muestra de animales antes de emprender acciones más atrevidas.

La proteína IL-33 se encuentra presente en nuestro organismo de forma natural, especialmente en el sistema nervioso central. Inyectándola en mayores cantidades, los investigadores de la Universidad de Glasgow consiguieron dos efectos paralelos.

El primero de ellos es el de estimular el funcionamiento de las células del sistema inmunitario llamadas microglías. Ellas son las que atacan a las placas amiloides, conocidas por su relación con el desarrollo del alzheimer.

Dormir mal aumenta el riesgo de padecer alzheimer

El otro efecto es el de prevenir la inflamación de los ovillos neurofibrilares, otro de los componentes de nuestro organismos que envejecen más rápido de la cuenta y provocan pérdidas de memoria y capacidad cognitiva. Ambos resultados han sido publicados en la revista de la Academia Nacional de Ciencia de los EEUU.

“La relevancia de este hallazgo no es aún clara. Por ejemplo, estudios previos muestran la asociación entre la IL-33 y el alzheimer en poblaciones chinas y europeas” ha declarado el portavoz del equipo.

La ciencia y la tecnología avanzan cada vez más rápido en lo que a comprensión de nuestro cerebro se refiere. Es el gran desconocido, aunque los esfuerzos están logrando novedades muy importantes, como transmitir información desde el cerebro a un ordenador.

Ver ahora:

Sobre el autor

He jugado partidas hasta 2050 en el Football Manager y ganado cinco Champions consecutivas con el Betis. Entrenador de Charmander.

Te recomendamos