Skip to main content

Corazón artificial impreso en 3D bombea sangre como uno de verdad

corazon artificial

14/07/2017 - 20:47

Investigadores del ETH de Zúrich en Suiza ha desarrollado un corazón fabricado con una impresora 3D que puede latir y bombear sangre como uno de verdad.

Un equipo de investigadores del ETH de Zúrich en Suiza ha desarrollado un corazón artificial fabricado con una impresora 3D que tiene la capacidad de latir y bombear sangre como uno de verdad. Se trata del primer corazón artificial completamente funcional y suave que puede presumir de imitar a la perfección a su modelo real, y allana el camino para el diseño de órganos sintéticos en el futuro.

El objetivo de estos científicos no era otro que crear un corazón lo más parecido posible al de verdad, y si echas un vistazo al vídeo que te hemos dejado a continuación verás que lo han conseguido. Esta réplica de uno de los principales órganos de nuestro cuerpo ha sido fabricada a partir de silicona mediante impresión 3D y una técnica de fundición de cera, tiene un volumen de 679 centímetros cúbicos y un peso de 390 gramos. En el siguiente vídeo puedes verlo en acción.

"Nuestro objetivo es desarrollar un corazón artificial aproximadamente del mismo tamaño que el del propio paciente y que sea capaz de imitar al corazón humano lo más fielmente posible en forma y función", explica Nicholas Cohrs, uno de los miembros del equipo. 

Y es que un corazón artificial funcional se trata de una necesidad para los más de 26 millones de personas en todo el mundo que sufren de insuficiencia cardíaca. Aunque las bombas de sangre artificiales puede ayudar a superar a los pacientes el tiempo de espera hasta que su corazón sane o que llegue su trasplante, en general todos los sistemas de bombeo artificial presentan dificultades y complicaciones que es necesario atajar. 

Crean un software que puede predecir cuándo fallará el corazón

El equipo está muy satisfecho con las características y funciones de este modelo. Al igual que el órgano de verdad, está equipado de un ventrículo derecho y de uno izquierdo, separados el uno del otro mediante una cámara adicional. Esta cámara se acciona mediante aire presurizado y reemplaza la contracción muscular del corazón humano, permitiendo que el modelo artificial lata y bombee la sangre.

Los científicos continuarán trabajando para optimizar el dispositivo, ya que de momento solo es capaz de soportar unos 3.000 latidos, el equivalente a 30 - 45 minutos de uso.

Ver ahora: