Crean un material para cerrar heridas inspirado en las babosas

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
babosa

Un equipo de científicos del Brigham and Women's Hospital (Boston, Estados Unidos) ha desarrollado un material sellador para cerrar heridas que está inspirado en las babosas. El nuevo adhesivo quirúrgico presenta diversas ventajas frente a los tradicionales puntos de sutura y grapas, por lo que en el futuro podría reemplazar a las soluciones convencionales.

Cuando se produce una intervención quirúrgica, es muy importante cerrar cuanto antes las heridas de una manera rápida, segura y eficaz para garantizar una pronta recuperación y evitar posibles complicaciones. Por este motivo, los investigadores dedican muchos esfuerzos a encontrar alternativas de acción más veloz y menos invasivas con las que sellar las heridas. Gracias a sus avances, en la actualidad hay geles elásticosvendajes quirúrgicos o soluciones como ClozeX.

Hay que estar prevenido para accidentes domésticos: hazte con un botiquín para casa

Ahora, estos científicos se han inspirado en la naturaleza para encontrar una nueva alternativa a los puntos de sutura y las grapas. En concreto, el equipo se ha basado en la baba de defensa que segrega la babosa Arion fuscus o Dusky Arion, que destaca por su elasticidad y poder adhesivo.

Esta sustancia está compuesta por un 97% de agua y contienen dos polímeros entrelazados con una carga negativa neta y proteínas cargadas positivamente, que permite que la babosa se pegue a las superficies con facilidad y resulta difícil de eliminar. 

Descubren cómo sanar las heridas sin dejar cicatrices

Utilizando la baba como modelo, los investigadores han desarrollado un hidrogel que presenta un fuerte contacto interfacial y tiene la capacidad de estirarse sin llegar a romperse. En las pruebas de laboratorio, el equipo pudo comprobar que el adhesivo se fija con fuerza tanto a la piel como al cartílago y las arterias, permite sellar los agujeros en el tejido del corazón y detiene el sangrado del tejido hepático lesionado.  

[Fuente: Brigham and Women's Hospital]