Skip to main content

CRISPR, la revolución genética que cambiará nuestras vidas

CRISPR, la revolución genética que cambiará nuestras vidas

07/11/2016 - 13:37

Las enfermedades pasan de padres a hijos y los hijos lo pasarán a sus descendientes, en un juego mortal que ha caracterizado a la especie humana en la ruleta rusa de la genética. Hasta ahora la ciencia se ha dedicado a intentar paliar este tipo de enfermedades como el cáncer, una de las principales causas de mortalidad de la población y que se repite en aquellos genes que heredamos. Nunca el ser humano ha tenido control sobre el destino de las particularidades de la genética, y si lo ha tenido lo ha hecho de forma testimonial, sumergida y cara, muy cara.

Todo está a punto de cambiar con la revolucionaria técnica de CRISPR, el futuro de la edición genética que permite al ser humano actuar como juez de vida modificando a su interés el ADN de persona o animal para, por ejemplo, evitar que esas enfermedades que han tenidos sus abuelos o padres se reflejen en los descendientes. Con la modificación del ADN todo parece muy bonito, es una revolución de vida que tendrá más protagonismo en décadas posteriores, pero donde podría transformar a la especie humana en un ser sin enfermedades, en un ser humano, menos humano.

Tendrá tantas aplicaciones como imagine la mente. Se podrán modificar cosechas, hacer que los mosquitos no propaguen enfermedades, modificar animales de granja y evitar que nuestra descendencia tenga cáncer (entre otras enfermedades), todo lo factible eliminando o añadiendo un gen a nuestro ADN y todo esto llega hasta la modificación de óvulos, de espermatozoides, de embriones humanos para alterar sus características.

A diferencia de otras técnicas de edición genética, el CRISPR es rápida, barata y fácil de realizar. Primero se descubrió en 1993 por el biólogo Francis Mojica como un sistema inmune de las bacterias y las arqueas. Pero el sistema de revolución genética del CRISPR fue en su significado actual descubierto por la norteamericana Jennifer Doudna y la francesa Emmanuel  Charpelier, que lo anunciaron en 2012.

Descubridores del CRIPSR, Premio Princesa de Asturias

Sí, lo más destacado es su uso para corregir genes erróneos en personas con enfermedades hereditarias. Sí, es ideal para erradicar la enfermedad en su línea germinal, es decir, en las células precursoras de sus óvulos y espermatozoides para que no pasen a sus descendientes. Y quizás no, no es tan interesante sí, de forma privada (los más ricos) o de forma secreta (gobiernos) crean seres humanos perfectos con cualidades mejoradas a su libre antojo, dando forma a seres humanos que, en un futuro, serán menos humanos. 

[Fuente: Techcrunch]

Tags:

#ADN, #ciencia

Ver ahora: