Skip to main content

Cuando adelgazas, ¿a dónde va la grasa que has perdido?

donde va la grasa al adelgazar

14/03/2018 - 16:05

Si alguna vez has seguido una dieta para perder peso, seguro que en más de una ocasión te has preguntado a dónde va la grasa cuando adelgazas. La creencia popular más extendida es que se transforma en energía, pero este concepto es erróneo, ya que viola la ley de conservación de la materia que obedecen todas las reacciones químicas. Otra teoría muy popular es que la grasa se convierte en músculo, cosa que no es posible, y hay quien piensa que se elimina a través del colon, otra idea incorrecta. Entonces, ¿qué diablos sucede con los kilos que perdemos?

La respuesta correcta seguro que te sorprenderá. Cuando adelgazamos, lo que sucede con la grasa es se convierte en dióxido de carbono que expulsamos mediante la exhalación, y en agua que se mezcla con la circulación sanguínea hasta que se evacua del organismo con la orina o el sudor. De este modo, cuando pierdes un kilo de grasa salen por los pulmones 840 gramos y los 160 gramos restantes se transforman en agua.

5 cosas muy simples que tienes que empezar a hacer si de verdad quieres adelgazar

Buena parte de lo que comemos termina saliendo de nuestro cuerpo a través de los pulmones. Todos los carbohidratos, el alcohol o la mayor parte de las grasas abandonan el organismo en forma de dióxido de carbono y agua. En el caso de las proteínas ocurre igual, salvo una pequeña parte que se convierte en urea y otros sólidos que expulsamos con la orina. Lo único que llega al colon sin digerir es la fibra dietética.

Metabolizar 100 gramos de grasa consume 290 gramos de oxígeno y produce 280 gramos de dióxido de carbono y 110 gramos de agua. Por lo tanto, cuando pierdes 100 gramos de grasa exhalas 280 gramos de dióxido de carbono, además de lo que producirás al vaporizar los alimentos que has ingerido. 

Entonces, ¿esto significa que respirar más ayuda a adelgazar? Lamentablemente, no. La manera en la que nuestro cuerpo aumenta conscientemente la cantidad de dióxido de carbono que produce es poniendo los músculos a trabajar, una actividad que incrementa la tasa metabólica. Por ejemplo, actividades cotidianas como caminar o hacer las tareas domésticas triplica la tasa metabólica. 

[Fuente: The Conversation]

Ver ahora: