Cuba creó una vacuna contra cáncer de pulmón y USA la quiere

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
USA quiere vacuna contra cáncer de pulmón de Cuba

Desde hace varios años, Cuba ha tenido en su poder una vacuna terapéutica prometedora contra el cáncer de pulmón, pero debido al embargo comercial de 55 años liderado por los Estados Unidos, la misma se quedó en Cuba. Hasta ahora... tal vez. 

El gobierno de Obama, por supuesto, ha estado tratando de normalizar las relaciones con la isla y el mes pasado, durante la visita del gobernador de Nueva York Andrew Cuomo a La Habana, el Instituto del Cáncer Roswell Park finalizó un acuerdo con el Centro de Inmunología Molecular de Cuba para desarrollar una vacuna contra el cáncer de pulmón e iniciar las pruebas clínicos en los EE.UU.

Esencialmente, los investigadores estadounidenses llevarán la vacuna Cimavax a Estados Unidos y procederán con la obtención del permiso de la Administración de Alimentos y Drogas. "La oportunidad de evaluar una vacuna de este tipo es una perspectiva muy emocionante", dijo Candace Johnson, CEO de Roswell Park, a Wired.

Y tiene razón para emocionarse. Hasta el momento, la investigación sobre la vacuna muestra que tiene baja toxicidad y que es relativamente barata de producir y almacenar. El Centro de Inmunología Molecular proporcionará a Roswell Park toda la documentación (cómo se produce, los datos de toxicidad, resultados de ensayos anteriores) para una solicitud de medicamentos de la FDA; Johnson dice que espera obtener la aprobación para probar Cimavax dentro de seis a ocho meses, y para iniciar los ensayos clínicos en un año.

Aunque Cuba es famosa por sus cigarros, ron y el béisbol, también es una de las mejores y más inventivas en biotecnología e investigación médica en el mundo. Eso es especialmente notable para un país donde el trabajador promedio gana 20 dólares al mes.

Cuba gasta una fracción de lo que gasta EE.UU. en la asistencia sanitaria por individuo y, sin embargo, el cubano promedio tiene una expectativa de vida a la par con el estadounidense promedio. "Han tenido que hacer más con menos", dice Johnson, "por lo que han tenido que ser aún más innovadores en la forma en que lidian con las cosas. Por más de 40 años, han tenido una comunidad inmunología preeminente".

Netflix llega a Cuba, para los pocos usuarios con Internet.

El problema de fabricar cigarros tan buenos es que fumar es muy, muy perjudicial para la salud. El cáncer de pulmón es la cuarta causa de muerte en Cuba.

Los investigadores médicos en el Centro de Inmunología Molecular trabajaron en Cimavax durante 25 años antes de que el Ministerio de Salud la pusiera a disposición del público, de forma gratuita, en 2011. Cada inyección cuesta al gobierno alrededor de $1.

Un ensayo de fase II de 2008 mostró que los pacientes con cáncer de pulmón que recibieron la vacuna vivieron un promedio de cuatro a seis meses más que los que no lo hicieron. Eso llevó a Japón y algunos países europeos a iniciar ensayos clínicos con Cimavax también.

Cimavax probablemente no sea la panacea que todos esperamos en su forma actual. La vacuna no ataca tumores directamente, sino que va detrás de una proteína que producen los tumores que después circula en la sangre. Esa acción estimula al cuerpo a producir anticuerpos contra una hormona llamada factor de crecimiento epidérmico, que normalmente estimula el crecimiento celular, pero que si no se controla también puede causar cáncer.

Así pues, el objetivo de Cimavax es contener el crecimiento y metástasis de tumores en el pulmón.

Los investigadores de Roswell Park dicen que planean explorar el potencial de la vacuna como una intervención más tipo una vacuna tradicional preventiva. Además, el factor de crecimiento epidérmico juega un papel importante en muchos otros tipos de cáncer, como próstata, mama, colon y cáncer de páncreas. "Todas esas cosas son posibles objetivos de esta vacuna", dijo Kelvin Lee, un inmunólogo en la empresa, a Wired.

Y esa droga no la única en la catálogo farmacológico cubano en tener un alto potencial. Thomas Rothstein, un biólogo en el Instituto Feinstein para la Investigación Médica, ha estado trabajando durante seis años con el Centro de Inmunología Molecular en otra vacuna para tratar el cáncer de pulmón llamada Racotumomab, con un mecanismo totalmente diferente.

"Los investigadores de todo el mundo están tratando de resolver el enigma del cáncer", dice Rothstein. "Los cubanos están pensando en formas que son nuevas y más astutas".

Aunque el presidente Obama ha utilizado su poder ejecutivo para levantar algunas restricciones contra los equipos médicos y la investigación, el Congreso debe levantar el embargo a Cuba antes de la investigación en colaboración pueda tomar pista.